Cuenca Rural

Jueves, 17 de Abril de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Granja Apicultura Archivo de Granja, Apicultura
Búsqueda personalizada
Soleado
22°C Soleado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Granja | Apicultura

"Razas de Abejas"

Razas de Abejas.

Miremos otros rubros agropecuarios, la producción tambera por ejemplo, y observaremos que sólo dos razas de bovinos son utilizadas por su gran aptitud lechera: Holando y Jersey. Ningún tambero inteligente emplearía como sujeto de producción a un bovino para carne. Estas diferencias naturales, medidas en aptitud para la producción dentro de distintas razas de una misma especie, han sido claramente percibidas desde la antigüedad por los criadores de plantas y animales.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Martes 02.11.2010Miremos otros rubros agropecuarios, la producción tambera por ejemplo, y observaremos que sólo dos razas de bovinos son utilizadas por su gran aptitud lechera: Holando y Jersey. Ningún tambero inteligente emplearía como sujeto de producción a un bovino para carne.

Estas diferencias naturales, medidas en aptitud para la producción dentro de distintas razas de una misma especie, han sido claramente percibidas desde la antigüedad por los criadores de plantas y animales.

En apicultura sucede algo similar, de acuerdo al medio ambiente donde esté ubicado el apiario, y al rubro que elijamos, habrá sin duda una raza o un híbrido mejor adaptados que otra. Vamos a ubicar a las abejas dentro del universo de los animales explotados económicamente, a compararlas y a diferenciarlas de otros animales.

En primer lugar, las abejas no son animales domésticos, entendiendo por domesticidad:

1) El grado de dependencia que un animal tiene, respecto del ser humano, para la satisfacción de sus necesidades básicas: alimentación, refugio, reproducción, etc.
2) La facilidad con que el "animal domesticado" se readapta a la vida salvaje, faltando el ser humano.

La interferencia humana en la vida de las abejas, es algo muy reciente en la evolución de las Apis Melifera. Data de 1851, cuando Langstroth descubrió el "espacio de las abejas", lo cual permitió desarrollar una colmena de cuadros móviles. En el año 2001 -150 después de Langstroth-, las abejas conservan intactas las cualidades que hacen de ellas animales salvajes. Algunos ejemplos de la "no domesticidad" de las abejas son:

-Ellas se proveen su propio alimento (néctar, polen y agua) en forma independiente a nosotros.
-Ellas elijen su lugar de residencia al enjambrar.
-Ellas se reproducen sin necesidad de ayuda externa.

Aquí está la primera diferencia entre las razas de abejas y las razas de animales domésticos. Las razas de abejas evolucionaron hasta su forma actual sin la intervención humana, son el resultado de la selección natural en un ambiente geográfico aislado durante millones de años. En cambio, las razas de animales domésticos, son el resultado de la selección artificial hecha por el hombre. Esta selección se realiza, controlando los apareamientos de animales que presentan las características productivas y estéticas buscadas.

Hoy la técnica de inseminación artificial de abejas reinas, permite superar el principal obstáculo para realizar crianza selectiva: esto es, controlar el singular comportamiento reproductivo, que permite a una hembra fértil -la reina- aparearse con no menos de 10 zánganos (poliandría).

Es importante diferenciar dos conceptos:

1) Especie: es un conjunto de individuos que pueden interfecundarse = reproducirse, y a su vez dar lugar a un individuo también capaz de reproducirse.

2) Raza: es un conjunto de animales que poseen características comunes. Raza es siempre un conjunto incluído en uno mucho más grande: Especie.

Casi siempre -aunque existen algunas excepciones-, es imposible cruzar dos especies diferentes entre sí. Hay incompatibilidades genéticas de distinta índole, como un ejemplo absurdo les propongo imaginar el cruzamiento de un gato con una tortuga. Entre las excepciones, tenemos el caso del burro y la yegua, que da origen a la mula que es un animal estéril (incapaz de reproducirse).

Ahora bien, cada especie comprende un grupo de razas que sí son compatibles entre si. Las abejas italianas pueden cruzarse con cárnicas, caucásicas, scutellata y viceversa dando a lugar a híbridos. Podemos decir que, dentro de la especie Apis Melifera, pueden ocurrir multitud de apareamientos tomando como base a las distintas razas que conforman a la especie. Por lo tanto, no es posible cruzar una especie de abejas con otra. Por ejemplo: Apis Melifera X Apis Dorsata, Apis Cerana X Apis Florea, etc.

Uds. se preguntarán por qué hay distintas especies de abejas, y a su vez dentro de ellas distintas razas. Para responder a estas dudas, tenemos que retener cuatro conceptos y una pregunta:

1) Selección Natural.
2) Adaptación.
3) Evolución.
4) Medio Ambiente.
5) ¿Para qué sirven las abejas?

Para comprender esto debemos analizar a las plantas. Las clasificaremos en Angiospermas (plantas con flores) y Gimnospermas (plantas sin flores). Las plantas como todos los seres vivos se reproducen. Ahora bien, las plantas con flores son un grupo muy amplio. En algunas angiospermas, los dos sexos están presentes en la misma planta, ya sea en una misma flor (arvejas) o en flores distintas. Hay también plantas macho y plantas hembra (kiwi). En cualquier caso, para que haya reproducción, el polen (los espermatozoides) debe llegar por algún medio a los óvulos. Las abejas son las auxiliares perfectas de las plantas con flores, son el medio del que disponen para asegurar la reproducción de la especie.

Pero así como las abejas brindan un servicio a las plantas, las plantas otorgan un beneficio a las abejas, que es el siguiente: proveerlas de alimento en forma regular: polen y néctar, proteínas y energía. La interacción abejas / plantas es uno de los mejores ejemplos de coevolución y adaptación mutua para la satisfacción de necesidades recíprocas.

Cada medio ambiente presenta exigencias adaptativas diferentes. Un mismo organismo difícilmente pueda prosperar simultaneamente en diversidad de de situaciones. Es la selección natural, la herramienta que permite a los seres vivos adaptarse más o menos exitosamente al medio ambiente. Cada región ofrece un desafío distinto. En Africa, los depredadores y enemigos naturales de las abejas son muchos. Para que pudieran sobrevivir en un entorno hostil, la selección natural moldeó un tipo de abeja que fuera muy defensiva y enjambradora (con una alta tasa de reproducción). En genética de poblaciones se dice que, un organismo es exitoso desde el punto de vista adaptativo si deja descendencia, si no logra reproducirse se extingue la especie.

En Europa las Apis Melifera, debieron enfrentar otra situación: largos períodos invernales en algunos casos, períodos de floración breves y escasez total de alimentos, entre otros. La selección natural las adaptó al frío mediante la formación del racimo invernal. Y a almacenar grandes reservas de miel para épocas de escasez. Estos dos comportamientos no existen en la Apis Mellifera Scutellata (abeja africana) introducida en Brasil en 1957. Y ésta es precisamente, una de las razones principales por las cuales esta raza y sus híbridos africanizados, en todas sus variantes, no son buenas productores de miel. Si Brasil tuviera abejas italianas o alguno de sus híbridos, sin duda superaría largamente a la Argentina como primer exportador mundial de miel. Dejemos a los brasileños felices con las "abejas mais grandes do mundo" que les permiten rendimientos de menos de 15 Kg por colmena...

Es de destacar que el desprecio de los brasileños por la abeja europea se basa exclusivamente en la mala experiencia que tuvieron con la Apis Melifera Melifera (abeja negra alemana e ibérica). Esta abeja ha sido improductiva, enjambradora y agresiva en todos los lugares donde se intentó explotar.

A veces la irresponsabilidad, otras la ignorancia, causan tragedias que podrían haberse evitado. El desconocimiento de las características de las distintas razas de abejas, produjo en 1957, la irrupción de una de las razas Scutellata de abejas africanas en el continente americano. La Apis Melifera Scutellata se encontró en América sin depredadores de envergadura, sumado esto a la altísima tasa de reproducción mediante enjambres, le permitió rápidamente absorber a la población de abejas europeas.

Situándonos ahora en Latinoamérica, podemos señalar a grandes rasgos cómo fue el proceso de introducción de las distintas razas de Apis Melifera:
-Antes de la conquista española, había ápidos que cumplían funciones polinizadoras: meliponas y trigonas, pero nunca Apis Melifera -originarias todas de Europa y Africa-.
-En todos los casos de poblaciones "nativas" de abejas, debemos recordar que surgieron a partir de importaciones hechas primero por los conquistadores y luego por diferentes grupos inmigratorios (italianos, rusos, polacos, etc.).

El resultado de la cruza descontrolada de las distintas razas de abejas, produjo lo que se dio en llamar "abeja criolla", incorrectamente clasificada por algunos como raza, cuando en realidad es un "híbrido al azar". Veamos por qué. Dijimos que las razas son el resultado de la selección natural en un ambiente geográfico aislado, sin manipulación humana y durante un período de tiempo muy prolongado. Es harto evidente que en el caso de la "abeja criolla", estamos hablando de otra realidad. Hubo un coctel de razas, debido a la actitud del hombre de sacarlas de su ambiente natural, esto ocurrió en un lapso de aproximadamente 450 años.

El resultado es -de acuerdo a las investigaciones en genética apícola realizados por el Dr. Friedrich Ruttner- un BLENDER o "híbrido al azar". Hay quienes argumentan que 450 años han sido un tiempo suficiente para que opere la selección natural, y supuestamente esto habría conducido a un tipo de abeja "adaptada". Los estudios serios sobre ecología y evolución sostienen que -para que haya selección natural-, es necesario un asentamiento de varios miles de años en el mismo lugar. Esto en el caso de la "abeja criolla" claramente no sucedió.

Por otra parte, sabemos que la selección natural favorece la aparición de mutaciones que resultan beneficiosas para la adaptación de las abejas al medio ambiente. Por ejemplo, la agresividad y la enjambrazón son indudablemente positivas para la perpetuación de las abejas sobre la faz de la tierra, pero son muy inconvenientes para el manejo industrial de un colmenar eficiente. En otras palabras, la "crianza selectiva" o "selección artificial" realizadas por la mujer o el hombre que crían abejas reinas, es la herramienta que sí permite fijar características de comportamiento que impliquen alta producción de miel.

La selección natural provee al animal de adaptaciones que le son requeridas por un medio ambiente inconstante y hostil (cambios climáticos, de alimentación, depredadores, etc.). En cambio, la crianza selectiva ejecutada por el criador mediante el control de los apareamientos, adapta al animal seleccionado a satisfacer sus necesidades económicas.

Un animal o planta surgidos por hibridación, aparecen como resultado del cruzamiento de dos razas de la misma especie, o bien a partir de la cruza de por lo menos dos líneas endocríadas (consanguíneas) de una misma raza. Un híbrido presenta por lo general -aunque no siempre, y la abeja criolla es un ejemplo ideal de su ausencia- de lo que se denomina VIGOR HIBRIDO o HETEROSIS. Este concepto se refiera a características de productividad y vitalidad excepcionales, muy superiores a las de sus progenitores. Generalmente cuando dos animales híbridos se aparean entre sí, el vigor híbrido no se transmite a la siguiente generación con la misma intensidad o bien aparecen características indeseables en esa segunda generación (F2). Estas características recesivas estaban enmascaradas en el genotipo pero luego de la segregación y de la distribución independiente (leyes de Mendel) pueden aparecer en generaciones subsiguientes.

El Vigor Híbrido

en las abejas fue estudiado y aprovechado como nadie por el fallecido Hermano Adam (monje benedictino), quien crió y creó la primera abeja híbrida comercial conocida como BUCKFAST. El vigor híbrido es casi la última cosa gratis que nos queda a los apicultores y lo único que realmente es capaz de darnos muy buenos resultados con un mínimo de esfuerzo, ya que no es necesaria la inseminación artificial. Existen varios cruzamientos de dos razas puras que en la primera generación ofrecen un alto grado de heterosis. El Hno. Adam exploró Medio Oriente, toda la cuenca del Mediterráneo y el norte de Africa en busca de material genético que permitiera criar una abeja híbrida excepcional. Sus logros fueron insuperables. Hasta el Dr. Ruttner -fanático de las razas puras- tuvo que reconocer el inmenso logro del Hno. Adam en cuanto a hibridación.

 

Martín Braunstein
© cuencarural.com
Ingresar Comentario

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.