Cuenca Rural

Jueves, 17 de Abril de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Granja Apicultura Archivo de Granja, Apicultura
Búsqueda personalizada
Soleado
25°C Soleado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Granja | Apicultura

Cría yesificada

Los investigadores identifican como origen de esta enfermedad a por lo menos dos hongos: Ascosphaera apis y Ascosphaera major. En Argentina comenzó a ser observada a fines del año 1978 y el hongo identificado fue Ascosphaera apis (M. C. Carranza y C. O. Rossi, 1980). Sintomatología y diagnóstico clínico: Las larvas infectadas mueren después de ser operculadas sus celdas.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Jueves 09.08.2007Etiología:

Los investigadores identifican como origen de esta enfermedad a por lo menos dos hongos: Ascosphaera apis y Ascosphaera major. En Argentina comenzó a ser observada a fines del año 1978 y el hongo identificado fue Ascosphaera apis (M. C. Carranza y C. O. Rossi, 1980). Sintomatología y diagnóstico clínico: Las larvas infectadas mueren después de ser operculadas sus celdas.

Las larvas jóvenes infectadas (cría abierta) no suelen morir ni presentar síntomas de la enfermedad, aunque sus cuerpos aparecen aumentados de tamaño debido al desarrollo interno del hongo.

El color de estas larvas abiertas infectadas es de un blanco opaco. Posterior al operculado de la celda, la larva aparece algo esponjosa, adquiriendo la forma de la celda, luego se seca y se endurece (aspecto yesoso, momificado) y permanece suelta en la celda (al agitar el panal se oye un tableteo).

El color de las larvas muertas es blanco yesoso y en aquellas larvas en las cuales el hongo forma cuerpos de fructificación es gris azulado oscuro, casi negro.

"Momias" blancas y negras de cría yesificada. Cuerpos fructíferos del hongo (color negro) sobre las momias oscuras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los síntomas que presenta la enfermedad son muy claros, la observación microscópica de las larvas muertas (momias) tanto en los cuadros de las colmenas afectadas como en las cercanías de la piquera, piso de la colmena y en el suelo en torno a la colmena permiten una constatación fácil y rápida de la afección.

Panal mostrando larvas enfermas de cría yesificada

 

 

 

 

 

 

 

 


"Momias" sobre el piso de la colmena

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Multiplicación y difusión

Las larvas se infectan al ingerir las esporas de Ascosphaera apis junto con su alimento cuando tienen tres o cuatro días de vida o bien si las esporas entran en contacto con la superficie corporal de las larvas.

Si son ingeridas con los alimentos las esporas germinan y crecen en el interior del intestino de la larva, particularmente en su extremo posterior dando origen a la etapa vegetativa del hongo que presenta forma de filamentos invadiendo de esta forma el resto del cuerpo (micelio).

Si germinan sobre la superficie del cuerpo, el micelio invade el interior del mismo. Ascosphaera apis crece mejor en las larvas ligeramente enfriadas. La temperatura óptima de crecimiento y formación de cuerpos fructíferos es de unos 30ºC.

La cría es más susceptible cuando se enfría después del operculado por ello puede producirse en colonias que disponen de un número insuficiente de abejas adultas para incubar correctamente sus crías.

Es más probable el enfriamiento de las larvas cuando las colonias están creciendo (mucha cría y pocas abejas aún para alimentar y dar temperatura). Las larvas de zánganos son las mas afectadas debido a que se hallan en la periferia de los panales de cría. Las colonias pequeñas tienen mayor riesgo de enfriarse ya que su capacidad para producir calor es menor y la superficie para perderlo es relativamente mayor.

Suele aparecer con mayor frecuencia en primavera y a comienzos de verano. Si bien la infección se puede producir por una acumulación suficientemente alta de esporas, existen factores predisponentes que conducen al desequilibrio interno de la colmena, produciendo muchos de ellos el debilitamiento de las larvas facilitando así la aparición anticipada de la enfermedad.

Se mencionan entre otros: relación entre abejas nodrizas y crías presentes en la colonia muy desequilibrada (abundante cría escasamente cubierta por abejas) que trae como consecuencia el enfriamiento de los panales externos de cría ante una baja de temperatura, la alteración en la regulación interna de la temperatura del nido de cría, una escasa y mala distribución del alimento larval y la alteración de la humedad interna del nido de cría; alimentación artificial carente de proteínas indispensables para el crecimiento y desarrollo de las larvas; pérdida de abejas pecoreadoras; mal manejo de la colmena; humedad excesiva; utilización de panales de cría muy viejos; mala ventilación; el propio apicultor.

Tratamiento y control: Para el tratamiento de esta enfermedad se deberán tener en cuenta por un lado todas las medidas encaminadas a evitar la existencia en el material apícola de una alta cantidad de esporas y por el otro aquellas orientadas a corregir y eliminar los factores predisponentes de la misma.

Para lograr esto es necesario un seguimiento periódico de las colmenas sobre todo cuando comienza a incrementarse la cría y después de operaciones de multiplicación del apiario o de periodos repentinos de escasez de alimentos.

El uso de productos químicos (antifúngicos) para el control de esta enfermedad puede ser una posibilidad pero sólo aplicados en momentos muy concretos y no en forma rutinaria a lo largo del año. Sólo cuando se esta produciendo una puesta muy intensa y se detectan las primeras momias podrá ser factible el uso de los mismos. Una colonia fuertemente infectada con cría yesificada no debe ser tratada.

Los cuadros con miel de la colmena enferma pueden ser retirados, extractados y la misma ser utilizada para consumo humano. Estos cuadros y aquellos que contengan polen no deben ser usados como alimento en otras colmenas.

Las alzas, pisos, entretapas, techos, se deberán descontaminar previa reutilización, los cuadros con cría (aunque no está momificada) y larvas yesificadas procedentes de la colonia enferma se quemaran.

La selección y multiplicación de reinas provenientes de colmenas que estando ubicadas en colmenares afectados no hayan sido atacadas, es una de las medidas mas recomendadas.

Desinfección de los materiales: Los panales obrados vacíos y las alzas pueden desinfectarse con una solución de ácido acético glacial diluido al 80% con agua. Se forma una columna con las alzas a desinfectar con los cuadros en su interior y cada 2 a 3 alzas se coloca un recipiente no metálico con la solución en la parte superior.

Todo el conjunto deberá cerrarse entonces lo mas hermético posible en su base y en la parte superior, así como cualquier agujero que pueda presentar el material para evitar el escape de la sustancia al evaporar.

Se deja el material expuesto durante 7 a 8 días a la acción de la sustancia. Generalmente el apicultor realiza esta tarea en el interior del galpón, pero también puede realizarlo en el exterior siendo aconsejable en estos casos recubrir el conjunto de alzas con polietileno de alta densidad.





Susana Beatriz Bruno
Enfermedades de las abejas – Nociones prácticas
Capítulo III
Ingresar Comentario

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.