Cuenca Rural

Miércoles, 16 de Abril de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Ganadería Porcinos Archivo de Ganadería, Porcinos
Búsqueda personalizada
Despejado
16°C Despejado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Ganadería | Porcinos

Sistema de cama profunda en la producción porcina a pequeña escala

Los animales de ambos tratamientos consumieron un alimento balanceado de mediana calidad.

Los animales de ambos tratamientos consumieron un alimento balanceado de mediana calidad basado en harina de soya y maíz y un 30 % del subproducto cubano del trigo (subproducto de la molinería del trigo en la industria alimenticia cubana), con miel enriquecida de caña de azúcar. Se midieron los rasgos de comportamiento animal hasta el peso de sacrificio (100 kg).

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Jueves 25.03.2010 Resumen

Con el objetivo de evaluar el sistema de cama profunda para la crianza porcina a pequeña escala en Cuba, se realizó un experimento en el que se utilizaron 72 cerdos (machos castrados y hembras) de la raza YL (Camborough) de aproximadamente 21 kg de peso vivo y 75 días de edad distribuidos en un diseño de experimentos en bloques al azar en dos tratamientos (T1, cama profunda basada en heno de gramíneas y T2, piso de concreto) con cuatro repeticiones por tratamiento.

Los animales de ambos tratamientos consumieron un alimento balanceado de mediana calidad basado en harina de soya y maíz y un 30 % del subproducto cubano del trigo (subproducto de la molinería del trigo en la industria alimenticia cubana), con miel enriquecida de caña de azúcar. Se midieron los rasgos de comportamiento animal hasta el peso de sacrificio (100 kg). Hubo diferencias significativas en el consumo y la conversión alimentaria (P<0,05) entre los cerdos alojados en cama profunda y piso de concreto: 2,53; 2,74; 3,42 y 3,63, respectivamente.

Se observaron diferencias significativas (P<0,01) para el nitrógeno y fósforo en el material de la cama al final de la experiencia en comparación al inicio: 1,79 y 0,58, respectivamente. No hubo presencia de Salmonella spp ni huevos de helmintos, por lo que la calidad sanitaria de la cama al final del estudio permitió continuar con el segundo ciclo de crianza. Se ahorraron 177 m3 de agua con este sistema. Se concluye que el sistema de crianza porcina en cama profunda evaluado genera un impacto económico y ambiental importante con respecto al sistema de crianza convencional que sienta las bases para la generalización de esta tecnología a pequeña y mediana escala en Cuba.

Palabras clave: Cama profunda, rasgos de comportamiento, helmintos.

Introduccion

El sistema de cama profunda es una alternativa viable en la producción porcina (Sus scrofa ferus) a pequeña escala, que sin duda contribuye al incremento de la producción de carne de cerdo en países en desarrollo con un mínimo impacto ambiental [14], y se define bajo el concepto de proveer al animal la habilidad de seleccionar y modificar su propio micro ambiente a través del material de la cama [8].

Este sistema consiste en la producción de cerdos en instalaciones donde el piso de concreto se sustituye por una cama de 50-60 cm de profundidad que puede estar constituida por heno, cascarilla de arroz (Oryza sativa) o de café (Coffea arabica), hojas de maíz (Zea mays), bagazo de caña de azúcar (Saccharum officinarum), paja de trigo (Triticum aestivum), paja de soya (Soja max), una mezcla de varios de estos materiales bien deshidratados, entre otros [1]. Es un sistema muy económico pues permite reciclar instalaciones en desuso o construir instalaciones nuevas empleando materiales localmente disponibles [3, 4, 11].

Genera un ahorro considerable de agua, y es además un sistema amigable con el medio ambiente por la baja emisión de residuos, la reducción considerable de malos olores y baja presencia de moscas (Drosophila melanogaster) [10]. Con la utilización de esta tecnología las deyecciones animales sufren un compostaje "in situ", reduciendo los riesgos de contaminación y se obtiene un fertilizante orgánico de excelente calidad para su uso en agricultura [8].

El objetivo del presente trabajo fue evaluar el sistema de cama profunda en la ceba de cerdos a pequeña escala en las condiciones tropicales de Cuba.

Materiales y metodos

Se utilizaron 72 cerdos (machos castrados y hembras) de la raza YL (Camborough) de aproximadamente 21 kg de peso vivo y 75 días de edad como promedio, distribuidos al azar en dos tratamientos (T1, cama profunda de heno de gramíneas y T2, piso tradicional de concreto sólido) con cuatro repeticiones por tratamiento. Los animales se alojaron en un galpón techado de estructura metálica dividida en ocho corrales de 13 m2 cada uno, cuatro corrales de piso de tierra con cama profunda (T1) y cuatro de piso de concreto sólido sin cama (T2) a razón de nueve animales por corral, para un espacio vital de 1,4 m2.

La cama se ubicó a 40 cm por debajo del nivel de la tierra para alcanzar una altura final de 55 cm, el muro contentivo está hecho de bloques colocados de forma tal que se garantizan espacios libres para la entrada del aire que se genere en la cama. Se ubicaron respiraderos a 30 cm del fondo de la cama para su reventilación y garantizar la salida de gases.

Los animales de ambos tratamientos consumieron un alimento balanceado (TABLA I) basado en harina de soya y maíz con un 30% del subproducto cubano del trigo (subproducto de la molinería del trigo en la Industria alimenticia de Cuba) y miel enriquecida de caña de azúcar en una dilución con agua (25:75%) para simular un guarapo que se adicionó al pienso hasta obtener una papilla. El alimento se ofreció en comederos lineales, y el agua a voluntad mediante bebederos automáticos tipo tetina de la marca Rotecna fabricados en España, al lado de los comederos con drenaje hacia fuera de la instalación para evitar derrames de agua hacia la cama y hacia el comedero. Los animales se pesaron al inicio y al final de la fase experimental.

TABLA I. Composición de la dieta utilizada en el experimento.

Ingredientes

% inclusión en base seca

Maíz

42,23

Harina de soya

22,81

Salvado de trigo

30,00

Fosfato dicálcico

2,00

Carbonato de calcio

2,00

Cloruro de sodio

0,50

Premezcla vit y min

0,40

Cloruro de colina

0,06

TABLA II. Análisis bromatológico de los alimentos.

Análisis, % BS

Pienso seco

Miel Rica

Materia seca

92,56

75,88

Proteína bruta (Nx6,25)

2,88

-

Fibra cruda

5,68

-

Cenizas

6,42

3,88

Fueron evaluados los rasgos de comportamiento productivo: peso inicial (kg); consumo de alimento (kg/día), ganancia media diaria (g/día), conversión alimentaria (kg alimento/kg ganancia) y peso final (kg), las características de la canal de los cerdos sin la cabeza: espesor de grasa dorsal (mm) y rendimiento de la canal (%), así como los índices de salud: morbilidad (%) y mortalidad (%) mediante un modelo matemático de clasificación simple y se aplicó análisis de varianza acorde [13].

Se realizó una evaluación química según la Asociación Americana de Salud Pública (APHA) y microbiológica acorde [2] del material usado como cama al inicio y final del experimento. Como variables ambientales se determinó el número de moscas en cada tratamiento según metodología descrita por Cruz-Vázquez y col. [5] y se aplicaron los estadígrafos simples de posición (media, varianza y desviación estándar) para el análisis estadístico.

La emisión de dióxido de carbono y metano se midió durante seis días en ausencia de animales, utilizando un analizador de biogás portátil modelo GA 45 hecho en Inglaterra. Se registró diariamente la temperatura ambiental y de la cama a 30 cm de profundidad, en los horarios de 9:00 a.m; 1:30 p.m y 4:00 p.m, con un termómetro digital portátil modelo Anritsu hecho en Japón.

Se controló el volumen de agua de limpieza utilizado durante el experimento a través de un metro contador de agua modelo OSK M801424 hecho en Cuba y se cuantificó el volumen de heno de gramínea empleado en este sistema. Los resultados microbiológicos fueron transformados a Log10 X+1 y para el procesamiento estadístico de los parámetros químicos y microbiológicos se aplicó análisis de varianza [13].

Resultados y discusion

La TABLA III muestra los resultados obtenidos en la evaluación de los rasgos de comportamiento de los cerdos alojados en el sistema de cama profunda y en piso de concreto sólido.

TABLA III. Rasgos de comportamiento de los cerdos alojados en cama profunda y piso de concreto.

 

Cama de Heno

Piso de Concreto

± ES

PI¤, kg

21,18

21,20

0,04

Consumo, kg/día

2,53

2,74

0,06*

GMD¤, g/día

739

754

0,60

Conversión alimentaria, kg alimento/kg ganancia

3,42

3,63

0,11*

PF¤, kg

99,51

101,12

0,31

Días en experimento

106

106

-

¤PI = Peso inicial ¤GMD = Ganancia media diaria ¤PF = Peso final *P<0,05.

Sólo se hallaron diferencias significativas (P<0,05) para el consumo y la conversión alimentaria. Los cerdos alojados en cama profunda manifestaron un menor consumo de alimento al compararlos con los cerdos alojados en piso de concreto, estos resultados concuerdan con los obtenidos por Arango y col. [3], Honeyman y Harmon [9]. Este comportamiento puede estar relacionado con un mayor requerimiento energético de los cerdos alojados en piso de concreto sólido debido a que debían moverse más por la ubicación del comedero y bebedero, a diferencia de los criados en cama profunda que tenían el bebedero junto al comedero.

Otra causa es sin dudas el incremento de la necesidad de los cerdos estabulados en piso de concreto sólido de producir mayor calor metabólico para el mantenimiento de la temperatura corporal, mientras que los animales de la cama no presentaron este problema por el calor que le brinda el heno de la cama. También es de señalar que los cerdos alojados en cama profunda consumen ciertas cantidades de cama que se incorporan como fuente de fibra a la dieta.

La conversión alimentaria fue mejor para los cerdos alojados en el sistema de cama profunda, lo que evidencia un mejor aprovechamiento del alimento por parte de estos animales. Guy y col. [7] refieren similares resultados al evaluar tres sistemas de alojamiento para cerdos: a campo, cama profunda y estabulado convencional. Sin embargo, no se obtuvieron diferencias significativas para la ganancia media diaria y el peso final, resultados que no concuerdan con los obtenidos por Honeyman y Harmon [9] pero sí con los obtenidos por Arango y col. [3] al evaluar el sistema de cama profunda y piso de concreto como sistemas de alojamientos para cerdos en crecimiento-ceba.

Las características de la canal de los cerdos alojados en cama profunda y en piso de concreto se exponen en la TABLA IV. No se hallaron diferencias significativas (P>0,05) para el espesor de grasa dorsal y el rendimiento de la canal de los cerdos en ambos sistemas de alojamiento, comportamientos similares a los obtenidos por Gentry y col. [6], Honeyman y Harmon [9]. Sin embargo, Lamblonm y col. [11] reportaron mayores rendimientos en la canal de los cerdos alojados en el sistema de cama profunda con respecto a los cerdos criados en un sistema a campo.

TABLA IV. Características de la canal de los cerdos alojados en cama profunda y en piso de cemento.

  

Cama de Heno

Piso de Concreto

 

Media

± ES

Media

± ES

¤PI, kg

21,2

0,04

21,2

0,04

¤PF, kg

99,5

0,31

101,1

0,4

Grasa dorsal, mm

23,6

0,3

22,6

0,2

Rendimiento canal, %

72,5

0,1

71,4

0,1

¤PI = Peso inicial ¤PF = Peso final.

La TABLA V resume los resultados obtenidos para la mortalidad y morbilidad durante el experimento. La morbilidad estuvo asociada a procesos respiratorios, la mayor incidencia en la crianza en piso de concreto estuvo influenciada por la humedad que genera este sistema de alojamiento debido a la limpieza diaria con agua.

TABLA V. Morbilidad y mortalidad de los cerdos alojados en cama profunda y en piso de cemento.

 

Morbilidad

Mortalidad

 

Total animales

Enfermos

%

Total animales

Muertos

%

Cama de Heno

36

12

33,3

36

-

-

Piso de Concreto

36

20

55,5

36

1

1,4

La composición química y microbiológica de la cama utilizada durante el experimento se refiere en la TABLA VI. Se evidencia un incremento del nitrógeno total y del fósforo al final de este ciclo de crianza, nutrientes esenciales para el uso posterior de esta cama como fertilizante orgánico. No hubo presencia de Salmonella spp. y huevos de helmintos, por lo que la calidad sanitaria de la cama al final del estudio garantizó continuar el segundo ciclo de crianza.

TABLA VI. Composición química y microbiológica del material usado como cama al inicio y final del experimento.

Indicadores

Inicio

Final

± ES

M.S, (%)

89,1

67,3

0,02**

Cenizas, (%)

14,2

17,1

0,15

N total, (%)

0,24

1,79

0,13**

P total, (%)

0,16

0,58

0,08**

pH

6,33

7,78

-

Aerobios Mesófilos Viables, (ufc/mL)

2,0 x104

2,6 x 105

0,56

Coliformes Fecales, NMP/100 mL

1,0 x 102

9,7 x 102

0,16

Salmonella sp, (ufc/mL)

ausencia

ausencia

-

Hongos y Levaduras, (ufc/mL)

1,2 x 102

2,3 x 103

0,18

Parasitología, huevos/g

0

0

0,03

El número de moscas en el sistema de cama profunda disminuye considerablemente con respecto al estabulado tradicional (TABLA VII). Este aspecto es de suma importancia en la higiene ambiental de las explotaciones porcinas e influye considerablemente en la bioseguridad de las granjas por la amplia gama de enfermedades asociadas a estos vectores.

TABLA VII. Número de moscas en cama profunda y piso de concreto.

 

Cama de Heno

Piso de Concreto

No de moscas/ animal/día

52

81

Los valores obtenidos en la emisión de dióxido de carbono y metano se observan en la TABLA VIII, siendo 0,39 y 1,11%, respectivamente. Estos resultados no son relevantes y concuerdan con los obtenidos por Nicks y col. [12], al evaluar la emisión de gases de dos camas profundas en la ceba de cerdos, una utilizando aserrín y otra de paja, como materiales de cama.

TABLA VIII. Emisión de gases de la cama profunda a 30 cm de profundidad en ausencia de los cerdos (media de seis días de mediciones)

Gases medidos

%

CO2

0,39

CH4

1,11

La temperatura ambiental durante la experiencia fue de 34,1 ± 2°C y se registró 55,6 ± 1°C a 30 cm de profundidad de la cama.

Durante este ciclo de crianza se utilizaron 177 m3 de agua para la limpieza diaria de los cerdos y corrales de piso de concreto sólido, esto representa un ahorro de 46,38 litros/animal/día al implementar el sistema de cama profunda en la crianza porcina.

Se utilizaron 3 780 kg de heno de gramínea para el montaje y mantenimiento de la cama durante el experimento, lo cual equivale a 7 kg de heno/cerdo alojado/semana.

Conclusiones

Los rasgos de comportamiento productivo de los animales en el sistema de cama profunda son similares a los alcanzados en el sistema de crianza sobre piso de concreto sólido.

Las características de la canal de los cerdos son similares en ambos sistemas de crianza.

Se produce un incremento de los niveles de nitrógeno y fósforo en el material de la cama al final de la experiencia, favoreciendo el uso posterior de este material como fertilizante orgánico.

El número de moscas en el sistema de cama profunda disminuye considerablemente con respecto al estabulado tradicional.

Se ahorraron 177 m3 de agua en el sistema de cama profunda por concepto de agua de limpieza.

El sistema de crianza porcina en cama profunda evaluado genera un impacto económico y ambiental importante con respecto al sistema de crianza convencional que sienta las bases para la generalización de esta tecnología a pequeña y mediana escala.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. ACPA. Instituto de Investigaciones Porcinas. Camas Profundas. Crianza Porcina a pequeña y mediana escala. Rev ACPA. Prod. Industr. Anim. 4:37-40. 2007.

2. AMERICAN WATER WORKS ASSOCIATION AND WATER POLLUTION CONTROL FEDERATION. Standard Methods for than Examination of Water and Waste-Water, 20th Ed. American Public. Health Association, Washington D.C. 1134 pp. 2000.

3. ARANGO, F.E.; HURTADO-NERY, V.L.; ÁLVAREZ, E. Alimentación, nutrición y producción en monogástricos. Rev. Col. de Cien. Pec. 18(4): 346. 2005.

4. BRUMM, M.; HARMON, J.; HONEYMAN, M.; KLIEBENSTERIN, J. Hoop Structures for Grow Finishing Swine. Midwest Plan Service. Nebrasca State University Dimeglio, S. Engorde de Cerdos sobre piso de Cama Profunda. BIOFARMA S.A. Córdoba. 16-21 pp. 1997.

5. CRUZ-VÁZQUES, C.; BAUTISTA, J.; VITELA, I.; QUINTERO, M.T.; GARCÍA, Z. Distribución anual de Haematobia irritans (L.) (Diptera: Muscidae) en tres establos lecheros de Aguascalientes. Vet. Méx. 31(3): 195-199. 2000.

6. GENTRY, J.; MCGLONE, J.; BLANTON, J.; MILLER, M. Alternative housing systems for pigs: Influences on growth, composition and pork quality. J. Anim. Sci. (80):1781-1790. 2002.

7. GUY, J.; ROWLINSON, A.; CHADWICK, P.; ELLIS, B. Growth performance and carcass characteristics of two genotypes of growing-finishing pig in three different housing systems. Anim. Sci. 74:3 (Abstract). 2002.

8. HILL, J. Deep bed swine finishing. 5to Seminário Internacional de Suinocultura. Expo Center Norte, Sao Paulo, November, Brasil. 83-88 pp. 2000.

9. HONEYMAN, M.; HARMON, J. Performance of finishing pigs in hoop structures and confinement during winter and summer. J. of Anim. Sci. 81:1663-1670. 2003.

10. KRIETER, J. Evaluation of different pig production systems including economic,welfare and environmental-aspects. Archiv fur Tierzucht 45(3): 223-235.56. 2002.

11. LANDBLOM, D.; POLAND, W.; NELSON, B.; JANZEN, E. An economic analysis of swine rearing systems for North Dakota. 2001. Dickinson Research Extension Center Annual Report. On Line: http://www.ag.ndsu.nodak.edu/dickinso/research/2000/tocweb.htm. 21 de Marzo de 2001.

12. NICKS†, B.; LAITAT, M.; FARNIR, F.; VANDENHEEDE, M.; DÉSIRON, A.; VERHAEGHE, C.; CANART, B. Gaseous emissions from deep-litter pens with straw or sawdust for fattening pigs. J. of Anim. Sci. 78:99-107. 2004.

13. STEEL, R.G.W.; TORRIE, J.H.; DICKEY, M. A biometrical Approach. Principles and Procedures of Statistics. MacGraw-Hill Book Company Incompany 3rd Ed. New York, 666 pp. 1997.

14. WASTELL, M.E.; LUBISCHER, P.; PENNER A. Deep Bedding - An Alternative System for Raising Pork. American Society of Agricultural Engineers. Anim. Prod. 17(4):521-526. 2001.

 

Elizabeth Cruz 1, Ramiro Ernesto Almaguel 1, Carmen María Mederos 1 y Carlos González Araujo 2
1Instituto de Investigaciones Porcinas (IIP), Carretera del Guatao km 1 ½. Punta Brava. La Lisa. Ciudad Habana. Cuba. C.P 19200. E-mail: ecruz@iip.co.cu iip@enet.cu.
2 Instituto de Producción Animal, Facultad Agronomía, Universidad Central de Venezuela. Venezuela. E-mail: caraujo2@cantv.net

Comentarios Ingresados

  • 29.07.2013 - Armando Tutistar

    muy interesante nesecito tabla de alimentacion con concentrado desde el inicio hasta 100 kilogramos de peso..grasias
  • 13.01.2011 - BENITEZ ALEXANDER

    Saludos amigos me gustaria tener el cuadro de inversion para un galpon con capacidad de 20 cerdos para incluirlo como alternativa en plan cafe del municipio junin como alternativa de diversificacion.

    benitezalex@hotmail.com
Ingresar Comentario

Newsletter Cocina de Historias y Recuerdos

Audios

Ver Archivo de Audios Últimos audios Wap Cuenca Rural

Encuesta

¿Que daños causados por ROEDORES encuentra con frecuencia?

Ver resultados

Otras Encuestas

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.