Cuenca Rural

Miércoles, 16 de Abril de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Ganadería Equinos Archivo de Ganadería, Equinos
Búsqueda personalizada
Despejado
17°C Despejado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Ganadería | Equinos

Infecciones en el aparato respiratorio

La estabulación y el hacinamiento son condiciones propicias para que se instauren infecciones, en cambio un caballo en el campo respira un aire con pocos elementos que puedan afectarlo, o sea tiene menores posibilidades de enfermarse. De todas formas si bien la incidencia es menor, también ocurren infecciones del aparato respiratorio en caballos que viven al aire libre.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Lunes 05.05.2008

Cuando se produce una enfermedad infecciosa en el aparato respiratorio se producen serias consecuencias, el intercambio gaseoso que demanda el animal será poco eficaz para la tarea que lleva a cabo. En los equinos existen diferentes enfermedades infectocontagiosas del sistema respiratorio, causadas por:

  • Virus: Las enfermedades virales más conocidas en nuestro país, son: a) influenza equina ("gripe"), b) rinoneumonitis viral y c) arteritis viral.
  • Bacterias: adenitis ("moquillo") y la enfermedad en los potrillos producida por Rhodococos son las más significativas.
  • Hongos

Para que estos agentes infecciosos puedan enfermar a los caballos, deben darse dos situaciones:

a) Vulnerabilidad: se llama de esta forma a la condición del animal para ser susceptible al contagio de un proceso infeccioso.

b) Receptividad: es el animal o la especie que posee mayor propensión para verse afectado por una determinada enfermedad.

La vulnerabilidad y la receptividad de un animal, pueden estar aumentadas ante diversas circunstancias:

  • Numerosos caballos en lugares cerrados y con poca ventilación.
  • Insuficiente o ninguna protección vacunal.
  • Estrés debido a numerosas circunstancias (viajes, hacinamiento, agotamiento, mal manejo, etc.), contribuye al descenso de las defensas inmunológicas.
  • El transporte de los caballos facilita la difusión y distribución de microorganismos.

Los virus causan enfermedades respiratorias que se caracterizan por: 1) presencia de brotes agudos, 2) morbilidad alta (número de animales que enferman en una población), 3) períodos cortos de incubación y 4) mortalidad baja.

Se considera a los virus como los responsables primarios de las enfermedades virales mencionadas recientemente, pero además el proceso infeccioso puede "complicarse" con la aparición secundaria de otros elementos, como son las bacterias y hongos.

La presencia bacteriana en un proceso viral, puede ocasionar la aparición de síntomas nuevos en el animal enfermo, como por ejemplo: secreción nasal purulenta, fiebre y tos persistente, inflamación de ganglios linfáticos, infección pulmonar, etc.

La estabulación y el hacinamiento son condiciones propicias para que se instauren infecciones, en cambio un caballo en el campo respira un aire con pocos elementos que puedan afectarlo, o sea tiene menores posibilidades de enfermarse. De todas formas si bien la incidencia es menor, también ocurren infecciones del aparato respiratorio en caballos que viven al aire libre.

Existen diferentes signos o síntomas que se presentan en el caballo afectado por una enfermedad del aparato respiratorio, algunos de ellos son los siguientes:

  • Descarga nasal anormal: presencia de secreción transparente, purulenta o hemorrágica.
  • Alteraciones en la frecuencia respiratoria: (valor normal en reposo: 8 a 16 respiraciones por minuto).
  • Tos: consecuencia de la irritación de la mucosa respiratoria.
  • Ruidos respiratorios anormales, como jadeos, resoplido, ronquidos, etc.
  • Respiración laboriosa o dificultosa.
  • Oxigenación dificultosa de los tejidos.
  • Decaimiento, inapetencia, falta de apetito, y fiebre.
  • Alteraciones en el rendimiento o en el desempeño del caballo deportista.
  • Deformaciones visibles de tejidos o ganglios.
  • Modificación del tipo de respiración normal.

Enfermedades infecciosas

Influenza equina ("gripe")


Se trata de una enfermedad viral, muy contagiosa, aguda y febril. Es denominada de distintas maneras, pero el término "gripe equina" puede ser tomado como sinónimo.
El período de incubación es muy corto (1 a 3 días, e incluso horas), de inicio repentino y de rápida expansión entre el resto de los caballos. La veloz diseminación se ve favorecida por la frecuente aparición de tos, ésta contribuye a formar un aerosol sumamente efectivo para lograr la distribución del virus.

Los signos o síntomas clínicos son similares a la enfermedad de los seres humanos: tos (puede perdurar 2 a 3 semanas), aumento de la temperatura (puede persistir varios días), descarga nasal acuosa, debilidad muscular, disminución del apetito, etc.

Las posibilidades de contagio son variables, siendo baja en tropillas inmunes llegando hasta el 100% en concentraciones de caballos. La mortalidad es baja en las infecciones virales "puras" o sea sin complicaciones secundarias (éstas son típicas en animales jóvenes y viejos, donde la respuesta inmunitaria es menor).

La evolución de esta enfermedad dependerá de la virulencia del virus actuante, del nivel de inmunidad preexistente, del grado de exposición al agente viral, de las condiciones ambientales y climáticas (mas común en climas fríos), y del estado general del paciente. La profilaxis se efectúa por medio de la vacunación, siendo ésta de aplicación obligatoria para los caballos que deben ser trasladados.

Rinoneumonitis viral

Esta enfermedad viral es responsable de producir la siguiente sintomatología a) respiratoria, b) brotes de abortos (ocurren en yeguas con gestaciones de 7 a 11 meses) c) mortalidad perinatal en los potrillos, y d) signos de debilidad e incoordinación del tren posterior culminando con brotes esporádicos de parálisis.

El período de incubación es de 2 a 10 días, los equinos afectados presentan: fiebre alta, secreción nasal serosa o transparente, inflamación de la conjuntiva ocular, pérdida de apetito, puede producirse una pequeña inflamación de los ganglios linfáticos, en general hay poca tos, siendo ésta perceptible cuando existe una complicación bacteriana, por este motivo la secreción nasal puede transformarse en purulenta. La infección puede expandirse con mucha rapidez en caballos susceptibles.

El diagnóstico clínico es difícil, pues puede confundirse con influenza, por eso es importante efectuar el diagnóstico mediante la ayuda del Laboratorio (aislamiento del virus a partir de hisopados nasales o por pruebas serológicas). La prevención de esta enfermedad, es realizada a través de la vacunación.

Arteritis viral equina

Esta enfermedad tiene un período de incubación de 2 a 10 días, con las manifestaciones clínicas siguientes: fiebre alta, tos, secreción nasal serosa, conjuntivitis, diarreas, edemas. En las yeguas puede producir abortos, los mismos aparecen pocos días después de la enfermedad clínica.

La transmisión de esta enfermedad puede efectuarse por vía respiratoria, pero también puede ser realizada a través del semen de un padrillo infectado.

Adenitis equina ("moquillo")

Es una enfermedad causada por una bacteria (Estreptococo Equi), es muy contagiosa y es mas común en caballos jóvenes. Las bacterias al organismo a través del aparato respiratorio o digestivo y los síntomas clínicos aparecerán entre los 2 a 20 días después del contacto e incluyen: fiebre, depresión, falta de apetito, descarga nasal serosa que se convierte en mucopurulenta de ambos ollares, inflamación de los ganglios linfáticos situados por debajo de la mandíbula y entre las ramas de la misma, o alrededor de la garganta.

Esos ganglios linfáticos agrandados pueden obstruir la respiración y afectar la deglución, presentando una inflamación local y dolor a la palpación (posición de la cabeza quieta y extendida), otras veces pueden romperse (ésto no siempre es visible) y drenar su contenido hacia el exterior o interior del organismo, generando cuadros de infección en otros aparatos (Sistema nervioso, corazón, abdomen, torax, etc), teniendo estos animales un pronóstico reservado.

Rhodococcus equi

Esta enfermedad es producida por una bacteria de irregular presencia en determinadas zonas geográficas, con mayor incidencia en climas secos en las temporadas de primavera y verano. Es responsable de una serie de lesiones en el aparato respiratorio y digestivo de los potrillos.

La edad de los potrillos con mayor vulnerabilidad es de 1 a 4 meses de edad, esta suceptibilidad a esta infección es debida a: 1) los anticuerpos que recibieron de la madre a través del calostro, tienden a disminuir hasta desaparecer y 2) el desarrollo incompleto de la respuesta inmunológica que presentan en esa edad
La principal forma de contagio es por la vía respiratoria, la digestiva es otra de las formas de contagio de la bacteria.

La enfermedad puede tener un curso agudo o unao crónico. El diagnóstico es realizado evaluando los síntomas que presentan los potrillos, la época del año y los antecedentes de la presencia de esta bacteria en la zona.

La prevención o profilaxis estará centrada en: a) En áreas sensibles se realiza el control y examen diario de los potrillos y 2) vacunando a la madre con dos dosis aplicadas 45 y 15 días antes del parto, y luego con el calostro el potrillo recibirá los anticuerpos.

Diagnostico de las enfermedades respiratorias

Como las enfermedades respiratorios tienen signos similares, es crucial la necesidad de realizar el diagnóstico por medio del Laboratorio. De esa forma podremos: 1) conocer certeramente cual es el agente infeccioso actuante, 2) distinguir la enfermedad y 3) disponer las medidas a realizar.

Profilaxis de las enfermedades infecciosas respiratorias

1. La vacunación contra Influenza, Rinoneumonitis, Adenitis y Rodococos (en las madres gestantes) proporciona la mejor respuesta preventiva. La vacunación no es un tratamiento, posee tres condiciones básicas: a) requiere un período prudencial para que el organismo produzca sus anticuerpos, b) la cantidad de dosis en el mercado no alcanza a satisfacer las exigencias ante un brote, por lo tanto tome las medidas de prevención con la debida anticipación y c) la producción de vacunas demanda un tiempo, al terminarse las dosis preparadas no pueden ser repuestas en forma inmediata.

2. Control de los animales que recién ingresan al Establecimiento y aislamiento preventivo (estricto, rígido y por un espacio prudencial).

3. Ante un foco infeccioso: 1) disminuir las condiciones de estrés y el ejercicio, 2) mantenerlos en lugares cómodos y ventilados, libres de polvo y aislados convenientemente del resto de los caballos, 3) en enfermedades virales, es aconsejable reducir a su mínima expresión las posibles complicaciones bacterianas secundarias, 4) la alimentación debe ser la adecuada para un enfermo (calidad y cantidad), 5) la administración de agua limpia y a voluntad no debe ser descuidada, y 6) controlar la evolución clínica del enfermo.

Dr. Jorge M. Genoud
Asesor Veterinario (equinos) Sociedad Rural Argentina
Revista Caballos, Cría y Deporte

Comentarios Ingresados

  • 10.09.2008 - carmen flores

    necesito informacion urgente sobre virus que atacan el sistema digestivo de los caballos
  • 03.07.2008 - Lorenzo Cabrera

    Me gustaría saber cual es la vacuna que debo aplicar para prevenir el Rhodococcus. favor si me puede pasar en esta direccion, les agradeceria me parecio muy interesante su pagina
    Gracias
Ingresar Comentario

Newsletter Cocina de Historias y Recuerdos

Audios

Ver Archivo de Audios Últimos audios Wap Cuenca Rural

Encuesta

¿Está de acuerdo con la implementación en la Pcia. de Bs. As. del Documento Único Equino (DUE)

Ver resultados

Otras Encuestas

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.