Cuenca Rural

Jueves, 24 de Abril de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Ganadería Bovinos Archivo de Ganadería, Bovinos
Búsqueda personalizada
Despejado
17°C Despejado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Ganadería | Bovinos

Aborto Bovino - Diagnostico del aborto infeccioso bovino

La remisión del material adecuado junto a la historia y datos del rodeo correcto son fundamentales, a veces esto último no es significativo y solo se cuenta con el producto final: el feto abortado, y muchas veces las lesiones fetales están ausentes o enmascaradas por cambios autolíticos. Es un enorme desafío para los veterinarios de campo el diagnóstico correcto de las causales de aborto, para ello debe existir una colaboración mutua entre el laboratorista y el patólogo.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Lunes 07.05.2012La remisión del material adecuado junto a la historia y datos del rodeo correcto son fundamentales, a veces esto último no es significativo y solo se cuenta con el producto final: el feto abortado, y muchas veces las lesiones fetales están ausentes o enmascaradas por cambios autolíticos.

Las fetopatías ocasionadas por organismos responsables de infecciones como la Rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR) Leptospira pomona, Brucella abortus, Listeria monocitogenes, Actinomyces pyogenes, Neospora caninum, ocasionan la muerte fetal 24 a 36 horas antes del aborto sufriendo algún grado de autó-lisis.

Por otro lado los fetos infectados por Campylobacter fetus, y Aspergillus sp se encuentran bien conservados al momento del aborto.

Agentes como Brucella, Ureoplasma, Campylobacter suelen provocar lesiones crónicas placentarias.

A veces se hallan fetos con menor desarrollo que la edad gestacional verdadera y suelen ocurrir en los casos de lesiones placentarias crónicas como en Brucelosis, DVB, estos hallazgos no se correlacionan con el estado general materno, La brucellas y los hongos producen placentitis severa, difusa y crónica con lesiones tanto en las regiones cotiledónicas, como intercotiledónicas.
Antecedentes y signos del aborto

- Examinar el 10% de los animales abortados, establecer el número y edad de los animales afectados
- Estado de gestación en el momento del aborto
- Abortos previos en el rodeo y en los mismos animales
- Incorporación de animales al rodeo, cambios en la alimentación u otros aspectos del manejo
- Condición corporal de las vacas
- Signos oculares, y descargas nasales
- Descargas vulvares, vaginitis, presencia de pústulas o petequias en vagina
- Examen genital (preñez, piómetras, fetos momificados)

Creo conveniente pasar a describir algunas características de las nuevas enfermedades abortivas en el ganado bovino que tantas pérdidas nos está ocasionando; ya con el estudio de la fisiopatología y de la inmunología de los abortos podemos entender ciertas patogenias vinculadas a estas enfermedades infecto contagiosas.

Neosporosis

Esta enfermedad se perfila como una de las enfermedades reproductivas más importantes de los rodeos tanto de carne como de leche.
La neosporosis es una enfermedad del ganado y de los perros causada por el recientemente conocido portozoo Neospora caninum. (NC) el cual fue aislado por primera vez en 1988 por Dubey et al en 1988 en EEUU.

Es una de las mayores causas de aborto en California. En 1993 los investigadores de ese estado aislaron con éxito la Neospora de fetos bovinos, y demostraron que los aislamientos en caninos y bovinos representan la misma especie. La Neospora ha sido clasificada dentro de la familia Sarcocystidae como un grupo muy vinculado a Toxoplasma en el phylum Apicomplexa.
Inicialmente se lo identificó en perros para luego confirmarse en bovinos, equinos y caprinos. En nuestro país se evidencia la enfermedad por primera vez en 1995 por Venturini et al y su agente causal fue determinado por Campero en el cerebro de fetos abortados de la raza Holando Argentino y en fetos de rodeos de carne. Hoy la enfermedad se halla diseminada en todos los continentes y afecta especialmente a los rodeos lecheros en los que ocasionan graves pérdidas económicas.

Ciclo de vida de la neospora canina

Ha sido postulado un ciclo de vida similar a Toxoplasma, permaneciendo desconocido hasta 1998 donde se realizaron estudios más completos.

Una multiplicación asexual del parásito toma lugar en un amplio rango de huéspedes intermediarios, incluyendo vacas y otros animales de granja. Dos estados asexuados se distinguen: tachyzoitos y bradyzoitos. Los trachyzoitos penetran activamente en las células huéspedes y se dividen rápidamente. Los tachyzoitos pueden infectar y destruir diferentes tipos celulares y pueden ser transmitidos transplacentariamente hacia el feto en los animales preñados. Bajo la influencia de una respuesta inmune del huésped, los tachyzoitos se transforman en bradyzoitos. Los bradyzoitos se dividen muy lentamente y permanecen en estado durmiente y son enquistados dentro del tejido. Los tejidos enquistados con bradyzoitos solo se han encontrado en el tejido neural. Una disminución de la respuesta inmune del huésped puede causar una reactivación de los bradyzoitos enquistados seguido por la ruptura del quiste y un recrudecimiento de la infección.

Un desarrollo sexual exclusivamente toma lugar en los carnívoros el cual es su huésped definitivo. El desarrollo sexual resulta en la producción de ooquistes infecciosos que son excretados con las heces. Ha sido demostrado recientemente que el perro actúa como huésped definitivo.

El perro se infecta por la ingestión de tejidos enquistados con Neospora de los huéspedes intermediarios. El gato ha sido excluido como huésped definitivo.

Se lo señala como la mayor causa de aborto en bovinos sobre todo entre los 3 y los 9 meses de gestación, los factores que predisponen a la enfermedad son los relacionados con las altas concentraciones de animales, y la intensificación de la producción.
En los tambos argentinos se han realizado relevamientos mediante la prueba del IFI, analizando 416 sueros de vacas de 22 tambos de la cuenca de Mar y Sierras, donde no había referencia sobre la presencia de NC. Se detectaron animales positivos 21 de 22 (95.4%) de los rodeos examinados.

La seroprevalencia varió del 5% al 25%, solo en dos rodeos fue del 40% al 45% respectivamente.

Signos clinicos

La Neoporosis genera problemas en el ganado tales como muerte fetal temprana, momificación y aborto; las vacas infectadas que abortan no muestran signos de la enfermedad, en tanto que los fetos abortados presentan lesiones microscópicas en cerebro, hígado, corazón, riñón y músculo; se observa claramente una incidencia mayor de abortos en otoño y primavera, y pueden repetirse por segunda vez consecutiva en más del 30% de los animales.

El 80% de los abortos por NC se presentan entre el cuarto y sexto mes de gestación, afectando el 10% al 25% del rodeo, este patrón constituye un factor que distingue la infección de otras que producen abortos.
Se ha demostrado además un aumento en la mortalidad perinatal, y nacimientos de terneros débiles con incoordinación, e imposibilidad de mamar el calostro.

Como se transmite

El perro es el huésped definitivo por lo tanto el principal factor de difusión de la enfermedad, contaminando con su materia fecal las pasturas, aguas y alimentos donde las vacas conviven.

La transmisión congénita o vertical parece ser la forma más importante de contagio, más del 80% de las vacas seropositivas pueden pasar la infección a sus crías. Vacas con altos niveles de anticuerpos durante el último tramo de la preñez, o con un incremento de éstos entre el tercero y el octavo mes cuentan con mayor probabilidad de gestar un ternero congénitamente infectado, que aquellas vacas que presentan niveles bajos o decrecientes de anticuerpos.

Si el ternero recibe calostro con anticuerpos provenientes del calostro materno, estos niveles se vuelven imperceptibles a partir del sexto mes de vida, en tanto que en aquellos terneros infectados congénitamente los altos anticuerpos infectantes permanecerán por mucho más tiempo, y a veces no desaparecen nunca.

La transmisión vaca a vaca (horizontal) ocurre en un muy bajo porcentaje, estimado entre el 2% al 5%. Hasta ahora no se ha comprobado la transmisión de la enfermedad al hombre, aunque sí a monos en pruebas experimentales.

La hembra infectada puede abortar en sus primeras preñeces y luego dar lugar a los nacimientos de terneros aparentemente sanos pero congénitamente infectados y portadores de la infección en el 90% de los casos. Se trata de una infección altamente persistente dentro de los grupos familiares de los bovinos, con una vida larga, y en su mayoría los abortos esporádicos y endémicos provocados por ella son el resultado de una reactivación en las infecciones crónicas de las vacas seropositivas que pueden producirse por un fenómeno de inmunosupresión.

El consumo de silo de maíz con presencia de micotoxinas durante un prolongado período suele producir inmunosupresión, aumentando la probabilidad de que los animales adquieran esta infección, u otras abortivas.


Dr. Leonardo J. De Luca
Profesor titular de la Cátedra de Producción Láctea
de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (B.A.)
Ingresar Comentario

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.