Cuenca Rural

Miércoles, 23 de Abril de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Ganadería Bovinos Archivo de Ganadería, Bovinos
Búsqueda personalizada
Despejado
20°C Despejado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Ganadería | Bovinos

Causas de infertilidad en ganado bovino

La presente revisión describe las principales causas de infertilidad en una unidad de producción bovina.

La presente revisión describe las principales causas de infertilidad en una unidad de producción bovina, tales como la incapacidad reproductiva de la hembra, que puede deberse a desordenes genéticos como: aberraciones cromosómicas; intersexualidad y desordenes ovulatorios entre otras.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Martes 30.11.2010La presente revisión describe las principales causas de infertilidad en una unidad de producción bovina, tales como la incapacidad reproductiva de la hembra, que puede deberse a desordenes genéticos como: aberraciones cromosómicas; intersexualidad y desordenes ovulatorios entre otras; otra causa de infertilidad es la técnica de inseminación artificial, que es responsabilidad del hombre, dado que depende directamente de una buena ejecución tanto de la propia técnica como de la detección oportuna del estro.

También se analizará la mortalidad embrionaria y el aborto, cabe mencionar que estas dos son un problema multifactorial (infecciosos y no infecciosos).

Finalmente, estas causas tienen efectos negativos en algunos parámetros reproductivos como el intervalo entre partos, días abiertos, servicios por concepción, el porcentaje de vacas repetidoras, etc. y en los productivos como la producción láctea, disminución de crías para la producción de carne, porcentaje de desecho voluntario anual, porcentaje de vacas de desecho, etc. los cuales afectan directamente la economía de la unidad de producción.

Introducción

Las causas de infertilidad en una unidad de producción bovina se le atribuyen por lo general a las hembras, ya que de ellas depende prácticamente la producción, pero se podría decir que las fallas reproductivas o repetición de estros dependen de tres factores principales: la vaca, el toro y el hombre; ya que el primer elemento pueden tener relación con algún problema genético, como anormalidades cromosómicas, ya que se ha asociado a este tipo de aberraciones con diversos desórdenes reproductivos, el freemartinismo en el ganado bovino es otra de las causas de infertilidad más frecuentes, ya que se ha reportado que más del 90% de las hembras heterosexuales, 2 son freemartin, por lo que diversos investigadores se han dado a la tarea de buscar un diagnóstico rápido apoyado en técnicas avanzadas en microbiología.

Los desórdenes hormonales en las vacas son las principales causas de repetición de estro y estas pueden manifestarse de distintas maneras ya sea como un anestro, el cual puede deberse a una mala alimentación, lo que trae como consecuencia un deficiencia de las concentraciones de glucosa e insulina en sangre (Landau et al, 2000; Miyoshi et al, 2001); un quiste ovárico el cual se cree que se genera por la falta de LH (Hormona Luteinizante), debido a una deficiencia de la Hormona Liberadora de Gonadotropinas (GnRH) (Hafez, 1996). Además, se ha observado que estos inciden más en vacas lecheras con cierta selección genética (Zolu y Penny, 1998).

Cabe mencionar que a los quistes ováricos se les ha asociado un retraso en el primer estro postparto de 6 a 11 días y con un período entre partos mas largo de 20 a 30 días, etc. (Fouirchon et al, 2000). Por otro lado, el factor del semen que se relaciona directamente con el macho, puede ser una de las causas de repetición de estros sin que se haya notado como tal.

El 10% de las vacas que se inseminan artificialmente (IA) repiten el estro (Hafez, 1996), esto se debe en gran medida a que no se aplica adecuadamente la técnica de IA (O’Connor, 2000) y a que se realiza mal la detección de estros ya que se ha reportado que la mayor parte de las vacas entran o manifiestan el estro entre las 7:00 p.m. y las 7:00 a.m.(Gray y Vaner, 2000).

Además, todas estas causas traen como consecuencia pérdidas económicas: tan sólo en Estados Unidos, se han estimado pérdidas de hasta 50 dólares por día por cada día abierto más. Es, por tal motivo, que la presente revisión tiene como objetivo describir y explicar las principales causas de infertilidad en el ganado bovino.

Incapacidad reproductiva de la hembra

En el momento en que una unidad de producción bovina ve afectados negativamente sus parámetros, tanto reproductivos como productivos, el principal elemento a analizar son las hembras, pero cabe mencionar que las fallas reproductivas pueden ser ocasionadas por diversos factores, los cuales van desde desordenes genéticos, ocasionados por aberraciones cromosómicas; problemas ovulatorios como son los estros irregulares o la ausencia de este.

Desórdenes genéticos

Aberraciones cromosómicas

Cualquier aberración cromosómica transmitida en los gametos u originada en los embriones puede causar defectos fenotípicos o incapacidad reproductiva. Las aberraciones estructurales y numéricas de los cromosomas sexuales intervienen en la incapacidad reproductiva (Hafez, 1996). Algunos investigadores han reportado que los problemas reproductivos pueden estar asociados con aberraciones cromosómicas.

Sarkel y Katpatal (1997), encontraron que la repetición de servicios era debido al porcentaje de poliploides, esto en 5 vacas, además de que el aborto y el anestro era debido a que los cromosomas contaban con rompimientos/gasp.

Otro estudio realizado en ganado Jersey y cruces de Holstein X Hariana, con problemas reproductivos como repetición de estros, estro irregular, anestro y abortos eran ocasionados debido a que presentaban problemas en los cariotipos; anormalidades cromosómicas de tipo estructural (esta afección se presentó en una de la vacas repetidoras) y además del rompimiento de la cromatina entre el 15 y 19% debido a un aumento en la metafase, este último se mostró en una de las vacas con historial de abortos (Marty et al, 1996).

Intersexualidad

Un animal intersexual presenta malformaciones congénitas de desarrollo sexual, las cuales hacen difícil el diagnóstico del sexo. Estos animales pueden dividirse en hermafroditas verdaderos, seudohermafroditas y freemartinismo (Hafez, 1996), este ultimo de gran interés en la reproducción bovina.

Freemartinismo bovino

Son terneras con anormalidades sexuales por el intercambio en el útero con un gemelo masculino. Un freemartin es una hembra genéticamente infértil debido a la falta de órganos reproductivos internos normales (Oh et al, 1995; Fujishiro et al, 1995).

También posiblemente a sus tejidos gonadales. Cabe mencionar que las gónadas que van desde ovarios modificados hasta estructuras parecidas a testículos, estos son intrabdominales y rara vez descienden al conducto inguinal.

Por lo cual no hay indicios de espermatogénesis y al parecer el principal esteroide producido por las gónadas freemartin es la testosterona (Hafez, 1996). Fujishiro et al (1995), describe varios tipos de freemartin los cuales pueden ser agrupados en:

  • Freemartins que coinciden con la definición de Marrcum´s.
  • Vaquillas estériles.
  • Vaquillas únicamente con Acardius amorphuscon sin XX/XY quimera.
  • Vaquilla heterosexual con XX/XY quimera.
  • Freemartins con bajo conteo de células XY.

Teorías del freemartinismo bovino

Teoría hormonal

Menciona que las hormonas del gemelo masculino que llegan a la hembra por anastomosis vascular entre las placentas funcionales causando masculinización de las gónadas.

Teoría celular

Se basa en el intercambio de células formadoras de sangre y células germinales entre los fetos.

Como resultado de este intercambio recíproco, entre gemelos dicigóticos, en ambos existen tipos idénticos de antígenos eritrocitarios y se produce quimerismo de cromosomas sexuales, en los leucocitos mononucleares de sangre periférica.

Diagnóstico de freemartinismo bovino

Cabe mencionar que alrededor del 92% de las hembras heterosexuales 2 son freemartin. El diagnóstico de esta afección se basa en características clínicas, análisis de cromosomas, y tipo de sangre.

Por tal motivo diversos investigadores han realizado trabajos para que el diagnóstico de estos animales sea más rápido y oportuno, por lo que Fujishiro et al (1995) estableció el método de diagnóstico por medio de la reacción de cadena de polimerasa (PCR) para identificar las células XY, encontrando en 21 animales la secuencia Y- especifica de los cromosomas quimeras.

Del mismo modo Oh et al (1997) reporta que el diagnóstico por PCR le permitió identificar 15/15 bovinos freemartin, aunque menciona que este diagnóstico es más confiable si se combina con el diagnóstico de cariotipos de cromosomas.

Desórdenes ovulatorios

Anestro

Se entiende por anestro, al estado de completa inactividad sexual, sin manifestaciones de estro (Hafez, 1996). Steveson et al (2000) mencionó que puede ser el resultado de la incapacidad cíclica de una vaca. Vanner (1996) lo describe como la pérdida del estro y Ruegg (2000) lo define como un período de tiempo, en el cual le permita al cuerpo constituir suficientes reservas de energía y por ende ser receptivo para la reinseminación.

Además, es un signo de depresión temporal o permanente de la actividad ovárica, causada por cambios estacionales, físicos, deficiencias nutricionales, estrés.

Por lo tanto, el anestro es una de las principales causas de infertilidad (Rivera y Rodríguez, 1996; Stevenson et al, 2000) Rivera et al (1989) encontró un promedio de 7,6 ± 7,8% de anestros en el ganado lechero del altiplano mexicano lo cual no permite llevar a cabo un programa de IA y por ende, repercute significativamente en la economía. A continuación se describen los diferentes tipos de anestros.

Anestro estacional

En este tipo de anestro no hay cambios cíclicos en ovarios y conducto reproductivo. Aunque la vacas es poliestral, existen pruebas de control estacional de eficiencia reproductiva.

Esto es determinado por ciertas razas, por ejemplo, en las zonas templadas la ausencia de estro en las vacas lecheras es frecuente durante el invierno, debido a los cambios en la alimentación y al bienestar de los animales.

Esto se debe, endocrinologicamente, a la disminución en la secreción de GnRH. Para prevenir esta afección se emplean varios métodos, uno de estos es la administración diaria de progesterona (P4), la iluminación artificial durante 16 horas luz y la aplicación de GnRH.

Anestro por envejecimiento

La anormalidad del Cuerpo Lúteo Cuerpo Amarillo (CL) o ausencia en los ovarios constituye el 80% de la infertilidad en vacas de 14 a 15 años. Independientemente de los mecanismos empleados, es probable que se deba a la relación funcional del eje Hipotálamo-Hipófisis-Ovario.

Anestro en relación al momento del servicio

Este puede ser observado antes del servicio o después de este, caracterizándose el primero por no mostrar celo en el momento en que debería ser inseminada. En algunos estudios se observado que el anestro antes del servicio afecta el 12,6% de las vacas.

Y el segundo se caracteriza por, entrar en celo 36 días después del servicio, y que no se encuentra gestantes al diagnóstico de gestación. Este tipo de anestro es frecuente en un 38% (Galina et al, 1995).

Anestro nutricional

La alimentación deficiente principalmente en animales jóvenes y el nivel de energía, pueden causar inactividad ovárica (Galina et al, 1995; Hafez, 1996).

La concentración de glucosa disminuida e insulina durante el inicio de la lactación puede causar el efecto inhibidor o actuar directamente en el ovario (Hafez, 1996; Correa, 2000; Landau et al, 2000) y deprimir la secreción de esteroides (Hafez, 1996).

Por tal motivo, algunos investigadores han buscado la manera de incrementar las concentraciones de insulina y glucosa en sangre; Miyoshi et al (2001) intentó incrementar su concentración en sangre por medio de propilenglicol con una dosis de 500 ml encontrando un incremento de éstas dos, pero con una disminución de los ácidos grasos estratificados.

La insulina afecta a los tejidos ováricos de manera similar, como lo hacen las hormonas gonadotrópicas de la pituitaria; ejerce un efecto directo sobre enzimas esteroideogénicas, modula el número de receptores a gonadotropinas, genera un mejoramiento no específico de la viabilidad celular, y efectúa un sinergismo con otras gonadotropinas.

También la insulina aumenta el estímulo que hace la Hormona Folículo Estimulante (FSH) sobre la proliferación de células de la granulosa y sobre el mejoramiento de la producción de P4 desde folículos pequeños y grandes.

De esta manera, la reducción en la concentración de la insulina al inicio de la lactancia, cuando el animal entra en un balance energético negativo, puede impedir la función ovárica e inhibir la concepción.

Al igual que la insulina, la concentración del Factor Receptores de Insulina-I (IGF-I) está inversamente correlacionado con el balance energético negativo. IGF-I mejorando la esteroidogénesis inducida por LH y FSH, de tal manera que una reducción en la concentración de IGF-I y de insulina a medida que el balance energético negativo se hace mayor al inicio de la lactancia, posiblemente conduzca a una menor sensibilidad de los folículos ováricos a la acción de las gonadotropinas (Landau et al, 2000; Correa, 2000).

La magnitud con la que se presente la deficiencia energética parece afectar los procesos de crecimiento y desarrollo folicular conducentes a la primera ovulación postparto.

Esto puede ocurrir por una combinación de eventos asociados al balance energético negativo incluidos los cambios en la concentración de hormonas circulantes y de metabolitos, así como por interacciones entre centros mayores del cerebro con el hipotálamo y la pituitaria. El resultado final es que la vaca en un balance energético negativo, es muy probable que permanezca en anestro.

Aunque se trata de un proceso cíclico podríamos comenzar diciendo que el hipotálamo recibe señales hormonales y nerviosas que lo llevan a secretar la GnRH la cual va hacia la pituitaria y estimula la síntesis y secreción de la FSH. Esta hormona actúa a nivel de los ovarios estimulando el crecimiento folicular y, en consecuencia, la secreción de estrógenos cuya concentración se incrementa a medida que los folículos crecen.

Los estrógenos actúan sobre el hipotálamo para que libere GnRH que va a actuar sobre la pituitaria estimulando la síntesis y secreción de LH. Esta hormona actúa sobre el ovario induciendo a la ovulación del folículo y posteriormente la formación del cuerpo lúteo.

En el cuerpo lúteo se sintetiza y secreta progesterona que actúa sobre el hipotálamo para que secrete más GnRH y este, a su vez, estimule la síntesis y secreción de más LH. Al ocurrir la regresión del cuerpo lúteo, se reduce la secreción de progesterona y se incrementa la síntesis y secreción de FSH para reiniciar el ciclo.

El crecimiento folicular está en función no solo de la concentración de FSH sino, que además, depende de la concentración de glucosa, insulina y de IGF-I circulantes, de tal manera que la baja concentración de estos metabolitos, al inicio de la lactancia debido a un balance energético negativo, reducirá el crecimiento y desarrollo folicular generándose un anestro que se prolongará mientras que el organismo permanezca en ese balance energético.

Esto resulta en bajas concentraciones de estrógenos, progesterona y LH en sangre (Correa, 2000). Las deficiencias de vitaminas y minerales pueden causar el anestro.

La deficiencias de P4 en vacas criadas en pastizales puede provocar disfunción ovárica (Hafez,1996) La deficiencia de Co y Cu provocan anestro. Otro estudio reporta que los niveles bajos de Cu, Zn, y Mg se asocian con el sindrome de la vaca repetidora.

La ingesta de proteina dietetica inadecuada reducira el desempeno reproductivo por lo que las concentraciones en suero sanguineo debajo de 2,5 g de albumina y 7 mg de nitrogeno de urea, indicarian una deficiencia proteica, induciendo asi el anestro (Howard et al, 2000). Por otra parte, la deficiencia en la condicion corporal (CC) de 0,75 a1,0 resulta en anestro.

Finalmente los anestros provocan un retraso en la actividad reproductiva del ganado, Fourichon et al (2000) observo que hay un retraso 13,8 dias al primer estro, 19,1 dias de retraso en el primer servicio por concepcion.

Ademas de que con el anestro hay baja probabilidad de que el ganado tenga la concepcion con 120 dias de postparto, con un relativo riesgo de 0,61 y 33,2 dias de incremento en los dias por concepcion, es decir, estos incrementos en los dias se traducen en un ciclo reproductivo mayor a 12 meses o 365 dias, el cual es el ideal, alargando asi el ciclo de 14 a 16 meses.

Quistes ovaricos

Los quiste ovaricos son estructuras ovaricas (>2,5 cm) adyacentes al tejido luteal provocadas por anomalias endocrinas, frecuentemente se encuentran en vacas lecheras, en especial en altas productoras.

La mayor parte de los quistes se desarrollan generalmente antes de la primera ovulacion post-parto (Laporte et al, 1994; Foley, 1996; Hafez, 1996; Lopez-Gatius et al, 2001). Un estudio realizado en 1998 por Zolu y Penny menciona que cuanto mejor productora sea una vaca hay mas riesgos de que presente ovarios quisticos.

Ademas las vacas con una mejor seleccion genetica pueden presentar mas incidencia de quistes ovaricos alrededor del 8,1% (Zolu y Penny, 1998). Mientras que Laporte et al (1994) menciona que se pueden encontrar en un rango de 6 al 23%.

Ademas de que esta afeccion genera un incremento en los dias abiertos, en el numero de servicios por concepcion y el desecho de estos animales (Grohn et al, 1990; Oltenacu et al, 1990; Fourichon et al, 2000). Estos se han clasificado en dos tipos de quistes:

Quistes luteales

Experimentan cambios ciclicos, crecen e involucionan alternamente pero no ovulan (Foley, 1996; Hafez, 1996). Ademas de estar asociados con la infertilidad y con piometras. Aunque tambien se ha observado que este tipo de quistes afectan mas frecuentemente a vacas de alta produccion (Foley, 1996). Las concentraciones de P4 no aumentan (Foley, 1996; Hafez, 1996), en algunas vacas este proceso produce conducta masculina (Hafez, l996).

Los quistes foliculares

Consisten en un delgado borde de tejido luteinizado, no ovulan, y persisten por un periodo prolongado (Hafez, 1996).

Factor hormonal de los quistes

Desde el punto de vista hormonal, los quistes se generan por una falla en la secrecion de LH, debido a una disminucion en la secrecion de GnRH (Lopez-Gatius et al, 2001), o una sensibilizacion del eje Hipotalamo-Hipofisis, concentrandose altas de estradiol (E3), y en ocasiones tambien se desarrolla en infecciones uterinas.

Dado que los quistes ovaricos son un problema relativamente frecuente en las unidades de produccion lechera, se ha propuesto la utilizacion de tratamientos hormonales.

Al respecto Bartolome et al (2002) utilizo somatotropina bovina (bST) en un experimento con 359 vacas en lactacion, de las cuales 121 mantenian quistes ovaricos; a estas ultimas, les aplico 100 Êg de GnRH al dia 0, 7 y 14 del experimento; 25 mg de PGF-2ƒ¿ en el dia 14 y bST al dia 14 y posteriormente al dia 16 se insemino, encontrando que no hubo resultado alguno.

Causas de infertilidad provocadas por el hombre

Aunque se puede llegar a pensar que el hombre no tiene relacion en las fallas reproductivas del ganado esto puede ser discutido debido a que el hombre es el responsable de brindar al ganado un estado de confort absoluto incluyendo asi desde una dieta equilibrada ya que diversos autores han demostrado que al tener una dieta baja en energia o en vitaminas o minerales puede inducir infertilidad en el ganado (Azab et al, 1993; Landau et al, 2000; Correa, 2000; Howard et al, 2000 Studer, 1998).

Aunado a lo anterior al tener ganado con cierto grado de infertilidad este se vera reflejado en estros irregulares, estros silenciosos, incremento en los dias abiertos, etc. (Landau et al, 2000; Fourichon et al, 2000).

Por otro lado con el empleo de tecnicas de reproduccion avanzada como la IA, para la transferencia de embriones es necesario un adecuado metodo de deteccion de estro, ya sea de manera visual, toros marcadores o con desviacion de estros, metodos de deteccion electricos, etc. Es por ello que dentro de esta revision nos adentraremos un poco en los problemas que contrae la IA y la deteccion de estros.

Tecnica de IA

El que la IA es una tecnica muy usada no quiere decir que es una tecnica facil, ya que la tasa de prenez alcanzada por un tecnico inseminador difiere en un 23%. Debido a que no todos los inseminadores han adquirido la habilidad para obtener consecuentemente altas tasas de gestacion en el ganado.

Tecnica de IA con el uso de hormonas

Dado que existe una gran problematica en relacion con el porcentaje de concepcion al primer servicio se ha reportado que el uso de hormonas exogenas puede incrementar el porcentaje de concepcion a primer servicio, Rayos (1995) observo que en 10 vacas tratadas con GnRH 24 horas despues de la IA, 7 de 8 vacas tratadas ovularon 24 horas post servicio, mientras que 2 utilizadas como grupo control ovularon 48 horas post servicio encontrando ademas que el 70% de la vacas tratadas llego al termino de la gestacion.

Morales et al (1998) aplico hCG al momento de la inseminacion y no tuvo resultados significativos ya que no mejoro la fertilidad en las vacas repetidoras.

Otros trabajos mencionan que al suplementar ƒÀ-caroteno se mejora la fertilidad (Arechiga, 1998). Aunque otro estudio resolvio el problema de repeticion de calores utilizando dos dosis de semen de 50 x 10 (6) (Dalton et al, 2000).

Efecto del clima en la concepcion del ganado con el uso de IA

Algunos investigadores han observado que las temporalidades del clima a lo largo del ano afectan la concepcion del ganado usando la IA por lo que de la Sota et al (1998) menciona que durante el verano es mas facil que haya repeticion de estros debido al estres calorico, por lo que en una investigacion con 2.500 vacas las cuales se dividieron en dos grupos uno de los cuales se sincronizo con Brucelina con una dosis de 8 mg i.m. en el dia 0 a las 4:00 p.m. horas se aplico prostaglandina F-2a (PGF-2a) en una dosis de 25 mg i.m y se aplico nuevamente Brucelina 8 i.m. al dia 7, 9 y 4:00 p.m. horas, posteriormente se inseminaron al dia 10.

Teniendo como resultado que el estres calorico afecto al ganado prenado provocando muerte embrionaria. Alnimer et al (2002), reafirma que la temporalidad del ano si intervienen en la concepcion al primer servicio ya que en su trabajo muestran que obtuvo mejores condiciones durante el invierno que durante el verano.

Deteccion de estros

La IA depende de la oportuna y eficiente deteccion del estro, pero dado que el metodo mas usado es el observacional, esto conlleva a grandes problemas reproductivos ya que generalmente detecta el estro en el ganado en un 50 a 70%, lo cual provoca perdidas economicas. En Estados Unidos, la industria lechera tiene perdidas por valor de 300 millones de dolares anuales solamente por fallas en la deteccion de estros.

En Canada por medio de un estudio se encontro que la mayor parte de la actividad manifiesta de estro se presenta entre las 7:00 p.m. y las 7:00 a.m., cabe mencionar que los metodos de deteccion de estro son muy variados y todos han tenido diferentes resultados.

En Costa Rica se realizo una investigacion con 409 vacas de un cruzamiento Bos taurus X Bos indicus, en el cual se detecto el estro por medio de la observacion la cual fue dos veces al dia y con la ayuda de dos toros con desviacion de pene y barbilla marcadora, el 66,5% de las vacas fueron detectadas en el primer estro.

Otro estudio menciona que con vacas cebuinas, se utilizo el metodo de androgenizacion de vacas, usando 2 vacas las cuales fueron tratadas con 1,5 g de testosterona mas 6 mg de cipionato de estradiol; este tratamiento se repitio a los 8 dias y la otra vaca fue tratada con dos dosis de 10 g de testosterona mas 6 mg de cipionato de estradiol con intervalo de 8 dias y un toro con desviacion de pene; encontrando que las vacas androgenizadas tuvieron mejor resultado que el toro teniendo 89,8% y 92,7% de eficacia, respectivamente y el toro solo tuvo el 75,3% de eficacia (Rivera y Rodrigez, 1996).

Pero tambien se han propuesto los métodos electrónicos, los cuales basan su funcionamiento en el incremento de la actividad física, dentro de estos podemos encontrar el Podometro, el Heat-Watch entre otros (Rorie et al, 2002). Sin embargo también se han utilizado las concentraciones de P4 como un indicador tanto del estro como de la gestación.

Cabe mencionar que al no tener una eficaz detección de estros, ello trae como consecuencia periodos más largos de días abiertos, repetición de servicios, vacas repetidoras.

Mortalidad embrionaria

El termino mortalidad embrionaria se refiere a la muerte de los ovocitos fecundados antes de la implantación; alrededor del 25 al 40% de los embriones se pierden en esta etapa (Hafez, 1996).

Por su parte González et al (1996) menciona que se pierde el 25% de los embriones durante las primeras semanas de gestación. Aunque otros autores mencionan que se pierde el 60% de los embriones durante los primeros 15 días post servicio.

Otra investigación menciona que el 50 y 70% de los embriones se pierden antes del día 34 de la gestación. También se estima que esta falla reproductiva puede ser un mal proceso en la fecundación a la cual se le atribuye el 13% de las pérdidas por los ovocitos rotos; el 5% por ovocitos dañados (Reproducción Avanzada, 2000).

Mientras que Rivera et al (1989) reporta un promedio de 5,5 × 4,1 de pérdidas embrionarias en el ganado bovino del altiplano mexicano. Las anormalidades embrionarias ocurren principalmente en el oviducto

Este trastorno es más frecuente en vacas adultas con 19,4% y menor en vaquillas con 1,3% de mortalidad embrionaria (de Alba, 1985).

Cuando la mortalidad embrionaria ocurre a una edad temprana, no se sospecha de un proceso de infertilidad al regresar normalmente a su ciclo. Esta afección está condicionada por varias causas tales como:

Endocrinológicas

El mantenimiento del CL es viable por la producción de P4, que es vital durante el periodo de gestación y la inoportuna luteólisis del CL es probable que la mayor parte de las perdidas embrionarias (Hafez, 1996; Perters, 1996).

Este padecimiento ocurre al suceder la luteolisis por la PGF-2a secretadas por celulas endometriales, teniendo una actividad especifica hacia los receptores de oxitocina, secretada por el CL. La concentracion de oxitocina se incrementa 10 dias despues de las exposiciones de P4 y posiblemente el E3 por el desarrollo folicular.

Durante la vida embrionaria se producen proteinas trofoblasticas que a su vez producen el interferon trofoblasto, esto inactiva la secrecion de PGF-2a y por lo tanto se da el reconocimiento de prenez por la madre.

Se han utilizado numerosas formas de evitar la muerte embrionaria administando P4, GnRH, y cHG exogena, lo que ha dado resultados variables. Recientemente, se ha sugerido usar GnRH de los 11 a 13 dias post servicio, aumentado la gestacion como resultado del tratamiento (Peters, 1996).

Causas nutricionales

La ingesta calorica y las deficiencias de energia y minerales afectan la tasa de ovulacion, causando la muerte embrionaria.

Defectos anatomicos

Los defectos anatomicos se estiman en un 2%; pueden ser debido a defectos anatomicos en el tracto reproductivo; como por ejemplo, oviductos obstruidos, adhesiones alrededor de los ovarios que bloquean la union de los gametos o que eviten la entrada del ovocito al infundibulo (Reproduccion Avanzada, 2000).

Falla en el proceso de fecundacion

Se estima que la falla en el proceso de fecundacion basado en la recuperacion de ovulos al oviducto sin indicios de division celular alrededor de tres dias luego del estro es del 13% (Reproduccion Avanzada, 2000).

Aborto

El aborto es un problema reproductivo que exige ser evaluado, ya que los casos en los que es posible identificar su etiologia no superan el 20 o 30%.

Esto es ocasionado debido a que el feto es constantemente retenido en el útero, por horas o hasta días después de su muerte, haciendo que los factores de autolisis dificulten o impidan apreciar algunas lesiones características de una enfermedad.

Por ello, resulta necesario que en el diagnóstico exista la cooperación tanto del ganadero, como del Médico Veterinario Zootecnista y de los especialistas en las técnicas de laboratorio.

El aborto es un problema multifactorial, las causas de aborto pueden ser no infecciosa o infecciosas.

No infecciosas

Físicas

Suelen asociarse con traumatismos, por efecto del estrés y por las condiciones ambientales (Espi, 1997).

Genéticas

El aborto se ha relacionado con anormalidades cromosómicas (Espi, 1997; Marty, 1996 y Sarkel y Katpatal, 1997) y también se ha asociado con la heredabilidad (h2) con un valor del 0,15-0,24, aumentando con el número de lactancia (Amin et al, 1998).

Nutricionales y tóxicas

Estas causas han sido poco estudiadas, pero se ha observado que unas deficiencias de yodo y vitamina A, puede ocasionar aborto alrededor del día 42 de la gestación (Kasari y Wikse, 1994). Así mismo, un exceso de N originado por la excesiva fermentación en el rumen y una deficiencia de energía han causado el aborto (Granchen y Zttoun, 1994).

Otros autores han realizados investigaciones en relación a la intoxicación que puede provocar el Se, ya que Yaeger (1998), suplementó 6 mg y 12 mg de Se entre los días 80 y 110 de la gestación, provocando el aborto ya que los niveles altos de Se en la dieta traen como consecuencia una disminución de los leucocitos dejando así expuesto, tanto al feto como a la madre por inmunodepresión.

Infecciosas

Respecto a estas causas encontramos varios agentes etiológicos como lo son bacterias, virus, protozoarios y hongos.

Bacterianas

Se encuentran bacterias no especificas, que deben aislarse directamente del suero fetal o de las membranas fetales, como:

Bacillus lincheniformes

Provoca el aborto en vacas de 6-8 meses de gestación (Espi, 1997; Agerholm, 1999);

E. phagocutophilia

El aborto por este agente fue demostrado en un experimento con vacas las cuales se encontraban en el día 270 de la gestación, manifestándose el aborto (Pusterla, 1997). Aunque más específicamente se han reportado bacterias como:

Brucella abortus

Esta bacteria es objeto de erradicación en México y en gran parte del mundo esta bacteria afecta la gestación en los bovinos en el último tercio de gestación.

Este proceso puede ser posible debido a que la bacteria está presente en las vellosidades coriónicas placentarias y así liberando una endotoxina que comparte propiedades biológicas con la endotoxina enterobacterial, incluyendo la activación del complemento y de las propiedades abortivas, causando vasculitis y degeneración de los trofoblastos del placentoma y del epitelio sincitial materno provocando necrosis y liberación bacteriana en el lumen uterino; siendo posteriormente endocitado por trofoblastos adyacentes en donde encuentran los factores ideales para su replicación.

Sumado a ello, los trofoblastos sintetizan progesterona durante la gestación, favoreciendo el crecimiento de la bacteria y originando finalmente endometritis ulcerosa en los espacios intercotiledonarios, con el subsecuente invalidamiento de las vellosidades, causando la muerte y expulsión del feto (Anderson et al, 1986; Harmon et al, 1989; Meador et al, 1989; Qureshi et al, 1996);

Leptospira interrogans

Esta bacteria posee más de 200 serovariedades, siendo L. hardjo la que con mayor frecuencia se ha detectado en los bovinos (Baraja et al, 1993; McKlinton et al, 1993 y Vidic et al, 1997). El aborto ocurre alrededor de los 6 meses de gestación en un 25 a 30% de abortos (Blood, 1998);

Campylobacter spp

La infección que genera este organismo se traduce en una diversidad de fallas reproductivas, desde repetición de estros, mortalidad embrionaria, hasta abortos acompañados de placentitis (Espi, 1997) el aborto ocurre alrededor del 5-6 mes de gestación (Blood, 1998);

Chlamydia psittaci

El aborto suele suceder al final de la gestación y generalmente con retención placentaria, la vaca adquiere un inmunidad posterior a la exposición de esta (Espi, 1997) Algunos investigadores sugieren que este patógeno puede ser transmitido de la vaca a la cabra o viceversa (Griffths, 1995).

Cox (1998), encontro una asociación de esta bacteria con el virus de inmunodeficiencia y con el virus de la leucemia bovina.

Virus

Estos también han sido asociados como causas de aborto entre ellos se encuentra:

Herpes virus de la Rinotraqueítis Infecciosa Bovina (IBR)

Este virus causa el aborto alrededor de los 6 meses de gestación, con una tasa del 25 al 30%, cuando este ocurre, se encuentra una autolisis de tejidos fibrilares con un tono moreno, hay ausencia de lesiones microscópicas y hay presencia de líquidos en las cavidades corporales del feto (Kahrs, 1981) Czapliki y Thiry (1998) asocian el biotipo 4 (BHV) del virus con el aborto. Sin embargo, investigaciones recientes mencionan que el BHV 1 es el causante del aborto (Obando et al, 1999 ; Ganaba et al, 1995);

Paramixovirus de la Parainfluenza 3 (PI3)

Se sabe que el feto puede responder inmunológicamente al virus a la mitad de la gestación (Kahrs, 1981).

Pneumovirus, del Virus Respiratorio Sincitial Bovino (VRSB)

Además de provocar el aborto también produce una reducción en la producción de leche de un 20% a un 60% (Elvander, 1996; Fearms y Colins, 1999; Teng y Colins, 1999).

Pestivirus de la Diarrea Viral Bovina (BVD)

Antes de ocurrir el aborto, ocurre algunos signos clínicos como fiebre, leucopenia, tos y erosiones de distribución irregular en la mucosa oral (Fredriksen et al, 1998).

Hongos

Se han reportado algunos casos de aborto por este tipo de organismos que generalmente se encuentran en los alimentos, tales como:

Aspergillus fumigatus

Este tipo de hongo provoca el aborto con una tasa de 6 a 7% y generalmente se da entre los 3-7 meses, encontrando lesiones en los cotiledones (Espi, 1997 y Blood, 1998), su ruta de infección se sugiere primero por el tracto gastrointestinal, después se derivan las distintas cepas produciendo el aborto (Sarfati et al, 1996).

Protozoarios

Neospora spp

Las vacas afectadas no muestran ningún signo clínico excepto el aborto. Algunos investigadores mencionan que el aborto puede ser ocasionado por la Neospora canum (Okuda et al, 1997) pero Roger en 1993 se refiere a un experimento con 450 vacas de las cuales, 20 fetos fueron sometidos a análisis serológicos, encontrando que el aborto se debió a una exposición por Neospora spp.

Repercusiones económicas

La reproducción es uno de los elementos esenciales para determinar el nivel de ganancia económica de las explotaciones lecheras. El objetivo del productor de leche es una cría por lactancia por vaca al año.

El margen de beneficio bruto por vaca se ve afectado de un 5 al 15% por deficiencias reproductivas. Las pérdidas reproductivas son oportunidades en dinero y no son gastos directos, razón por la cual los productores la manejan como baja fertilidad (Ferguson,1995).

Pero Lothaamer (1999) mencionó que los costos por tratamientos en vacas altas productoras se estiman en 278,68 dólares/vaca/ año, afectando en un 17,7% la producción por problemas en la reproducción y enfermedades metabólicas de las vacas.

Por otra parte, los días abiertos le cuestan al productor 50 dólares por vaca al inicio de ellos y si llegamos a los 120 días abiertos, le cuesta 150 dólares por vaca (Ferguson, 1995).

En 1996 se reportó un déficit de 300 millones de dólares por fallas en la detección de calores y por ende un aumento en los días abiertos (Rivera y Rodríguez, 1996), aumentado el intervalo ente partos el cual fue de 383 días, hay perdidas por 227 dólares por vaca (Howard, 1998).

Además, los costos de producción se incrementan al tener excesos de reemplazos (Ferguson, 1995).

Conclusiones

Las fallas reproductivas, son provocadas por diversas causas; la mortalidad embrionaria es uno de los grandes problemas, ya que por lo regular, es temprana y por lo tanto, la vaca retorna a la fase folicular, es decir continúa con el ciclo estral normal; existen otros factores o causas, como la nutrición; una disminución de proteína trae como consecuencia una disminución en la CC, lo que no permitirá que la vaca pueda mantener una gestación; por otro lado, la disminución de la energía, glucosa e insulina son una de las principales causas de anestro; la energía que posee el animal la utiliza para la producción.

La deficiencias de vitaminas A y E, así como de minerales, tales como Ca, P, Mg, Cu, Cb, Zn y Se, repercuten directamente en la reproducción.

Además, una mala técnica de IA y mala detección de estros, disminuye el porcentaje de concepción al primer servicio, alargando el intervalo de días abiertos; aumentando el número de días improductivos de una vaca, lo cual implica grandes pérdidas económicas, debido a la infertilidad en términos generales.

A. Córdova, Y.M. Sánchez, A.J. Leal, C.R. Muñoz, A.L. Murillo.
Dpto. de Producción Agrícola y Animal.
Ecodesarrollo de la Producción Animal.
Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. México D.F.

Comentarios Ingresados

  • 15.07.2013 - Juan Manuel

    bueno. quisiera que me ayuden al caso que tengo, tengo una vaquilla de año y medio, que entra en celo cada 18 o 20 dias, el problema es que no llega a fecundar, en un inicio utilizamos inseminación artificial en 4 oportunidades y un último servicio la hicimos con monta natural tampoco preñó. pero el animal despues de presentar celo muestra signos de sangrado, lo que nos indica que si hubo ovulación. podrián indicarme cual es el problema que no fecunda. muchas gracias
Ingresar Comentario

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.