Cuenca Rural

Lunes, 28 de Julio de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Ganadería Bovinos Archivo de Ganadería, Bovinos
Búsqueda personalizada
Despejado
10°C Despejado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Ganadería | Bovinos

El virus respiratorio sincitial bovino

Generalmente cuando se habla del "complejo respiratorio bovino", solo nos preocupamos del BVD o IBR, pero existe otra enfermedad a la que se le pone muy poca atención y que pueda impactar fuertemente en la salud respiratoria de hatos bovinos tanto en producción de leche como de carne, nos referimos al Virus Respiratorio Sincitial Bovino.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Miércoles 03.03.2010Generalmente cuando se habla del "complejo respiratorio bovino", solo nos preocupamos del BVD o IBR, pero existe otra enfermedad a la que se le pone muy poca atención y que pueda impactar fuertemente en la salud respiratoria de hatos bovinos tanto en producción de leche como de carne, nos referimos al Virus Respiratorio Sincitial Bovino.

Muchos productores al vacunar a su ganado contra las enfermedades respiratorias bovinas, cogen la botella de la vacuna, extraen el producto reconstituido con la jeringa y proceden a administrarlo a sus animales. En este proceso la principal preocupación es generalmente las famosas e impactantes económicamente Rinotraqueitis Infecciosa Bovina (IBR) y la Diarrea Viral Bovina (BVD).

Pero aquellos ganaderos más acuciosos, que ven la botella de cerca, también pueden leer que esta vacuna polivalente, protege contra una enfermedad denominada Virus Respiratorio Sincitial Bovino (BRSV), a la cual generalmente no se le da mucha importancia.

¿Qué es el Virus Respiratorio Sincitial Bovino?

El BRSV es un agente etiológico que infecta tanto las vías respiratorias altas como la bajas del ganado bovino. Los signos clínicos de esta enfermedad pueden variar dependiendo del nivel de exposición previa que haya tenido el ganado al virus.

En terneros de mayor edad y en el ganado con inmunidad disminuida al BRSV, los primeros signos clínicos pueden ser los mismos que en una enfermedad respiratoria del tracto respiratorio superior, tales como descarga nasal u ocular.

Estos signos clínicos, no llegan a ser tan severos como en el caso de IBR (Herpesvirus Bovino-1). La mayoría de los problemas con BRSV ocurren a nivel del tracto respiratorio bajo, por lo que afectan bronquios, bronquiolos y alvéolos.

Otros Virus Sincitiales

Los virus sincitiales pueden afectar también a los seres humanos, como en el caso del Virus Sincitial Respiratorio Humano (HRSV).

Aunque el virus que afecta al ganado bovino y el que afecta los humanos no son los mismos y tampoco pueden infectar de manera cruzada a humanos y bovinos respectivamente (es decir el BRSV no infecta a los humanos ni el HRSV al ganado), a menudo existen similitudes en los signos clínicos causados en las distintas especies.

Entonces podemos decir que las patologías causadas por la infección de estos tipos de virus, en los respectivos hospederos son similares, incluso la infección puede ocurrir varias veces durante la vida de los hospederos, siendo su desarrollo también muy similar entre las distintas especies.

Impacto en la Salud del Bovino

Uno de los aspectos clave para conocer el desarrollo del BRSV, es el daño que puede ocasionar a las vías respiratorias bajas del bovino, las cuales se consideran que comienzan al final de la tráquea.

Aquí esta se ramifica en dos bronquios principales, que se subdividen a su vez en repetidas ocasiones para formar los bronquios adicionales y a continuación los bronquiolos. Los bronquiolos terminales finalizan en los alvéolos, donde se produce el intercambio de gases, el oxígeno es absorbido y el dióxido de carbono es liberado.

Pero el BRSV no es el único patógeno mayor que afecta las vías respiratorias bajas del ganado. Otro agente etiológico, la Parainfluenza-3 (PI3) también puede alterar el tejido respiratorio normal de las vías respiratorias bajas. Pero lo que es importante saber es que una vez que los tejidos se ven comprometidos por estos virus, las bacterias como: Mannheimia hemolytica, Pasteurella multocida y las diversas especies de Mycoplasma pueden proliferar y causar daño pulmonar.

En general, estos factores son los que producen la antiguamente denominada "fiebre del transporte clásico", nombre que se le daba a estos procesos, que ahora son conocidos como el "complejo respiratorio bovino".

Aspectos Epidemiológicos

Cuando la crianza y el manejo de los terneros se realizan en confinamiento cerrado, como a menudo ocurre en el ganado lechero, la BRSV puede emerger. La denominada "Neumonía de Verano" es un ejemplo clásico de un virus aprovechando la "ventana de susceptibilidad" cuando los anticuerpos de la madre han decaído a niveles no-protectivos y el ternero no ha desarrollado inmunidad activa a través de la vacunación o de la exposición al virus.

El confinamiento cerrado también puede ofrecer ventajas, sin embargo, si el BRSV está presente en el hato, la exposición puede estar ocurriendo y con ello surgiendo oportunidades para activar la inmunidad sin necesidad de la vacunación. Para los terneros de razas cárnicas al pastoreo, la exposición es reducida, pero también es la oportunidad para desarrollar anticuerpos comparativamente similares a la inmunidad activa.

Otro aspecto particular, es que la BRSV sólo infecta las células epiteliales de las vías respiratorias. Como resultado de esto, los virus en circulación nunca alcanzan a los terneros en el útero. De esta manera, los terneros contraerán la enfermedad siempre a partir del contacto con otros terneros o de su madre después del nacimiento.

Prevención y Control

Para reducir la severidad de la enfermedad, una buena transferencia de calostro es importante, tanto en terneros de razas lecheras como cárnicas.

Si los terneros se crían en confinamiento cerrado, se debe evitar el alojamiento de animales con un amplio rango de edad en un mismo grupo o corral.

La vacuna debe ser programada un par de semanas antes del periodo donde ocurren los brotes, que ya serían esperados que se presenten, por experiencias anteriores vistas en el establo.

En general, la vacunación alrededor de los 3 meses de edad del ternero provee una inmunidad activa efectiva. Si los problemas se presentan, uno debe considerar el uso de una vacuna viva modificada y repetir a las 2 a 4 semanas.

Las preguntas específicas de acuerdo al caso siempre deben ser dirigidas a su médico veterinario, quien debe analizar la presentación de los cuadros en el hato.

 

David L. Morris DVM, PhD. Fort Collins, Colorado. EE.UU
Perulactea

Comentarios Ingresados

  • 05.03.2010 - merlin diaz

    hola tengo una vaca que sospecho que puede presentar este virus. ella presenta secreciones por la nariz y la boca, enflaquecimiento. estas secreciones son transparentes y verdosas. y espumosas.... por favor necesito saber si estos signos son caracteristicos de esta enfermedad
Ingresar Comentario

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.