Cuenca Rural

Lunes, 28 de Julio de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Frutihorticultura Frutihorticultura Archivo de Frutihorticultura, Frutihorticultura
Búsqueda personalizada
Despejado
12°C Despejado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Frutihorticultura | Frutihorticultura

Guía técnica para cultivar rábanos

El rábano tiene una raíz más picante y dura que la del rabanito, su ciclo vegetativo es un poco más largo.

El rábano tiene una raíz más picante y dura que la del rabanito, su ciclo vegetativo es un poco más largo, mientras que el del rabanito es de aproximadamente de 3 a 5 semanas después de la siembra, por lo que puede ser sembrado en forma de minivegetal.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Miércoles 09.09.2009Introducción

El rábano tiene una raíz más picante y dura que la del rabanito, su ciclo vegetativo es un poco más largo, mientras que el del rabanito es de aproximadamente de 3 a 5 semanas después de la siembra, por lo que puede ser sembrado en forma de minivegetal.

Origen

Son oriundos de Asia, sin embargo, se cultivan desde la antigüedad tanto en Grecia como en Egipto desde el tiempo de los faraones, en la actualidad es una hortaliza que se cultiva a nivel mundial. De dicha hortaliza se consume generalmente la raíz, aunque en países como Egipto se consumen las hojas, en la India se consumen sus vainas carnosas y en la China el aceite extraído de sus semillas.

Clasificación y aspectos botánicos

Clasificación

El rábano y el rabanito pertenecen a la familia de las crucíferas, son plantas herbáceas, durante su ciclo del cultivo se diferencian dos etapas, la primera es la fase vegetativa en la que se desarrollan su follaje y sus raíces carnosas, en la etapa reproductiva es cuando se desarrollan las flores, frutos y las semillas.

La raíz

Es una especie de escaso desarrollo radicular, pues las raíces pueden encontrarse a una profundidad que oscila entre los 5 y 25 cm. Aunque en algunas ocasiones la raíz principal puede llegar a tener una profundidad de un metro y las laterales hasta de 90 cm.

Durante el desarrollo vegetativo del cultivo se forman raíces tuberosas a partir de la parte superior de la raíz y del hipocótilo. Estas pueden ser de forma redonda, fusiformes, alargadas, ovaladas y cónicas, de color blanco, rojo, amarillo, negro, etc.

El tallo

El tallo durante la fase vegetativa suele ser corto, con hojas que forman una roseta o corona, luego se alarga llegando a medir entre 80 y 120 cm de altura, de forma variable ya sea cilíndrico o anguloso, de color verde y pubescente.

Las hojas

Las hojas son imparipinnadas, de pecíolo largo y de forma ovalada, de borde dentado y el ápice más grande. Algunos autores sugieren que existe cierta proporcionalidad directa entre el tamaño de las hojas cotiledonales y el de la raíz carnosa.

La flor

Las flores pueden ser de color blanco, rosado, violeta y en algunas ocasiones amarillas, son de estructura similar a la de las crucíferas. Generalmente el rábano es cosechado antes de que llegue a la fase reproductiva, sin embargo, para la producción de semilla si es necesario que produzcan flor.

El fruto

El fruto es una silicua indehiscente, contrario a las otras crucíferas, en algunas especies puede alcanzar una longitud entre los 40 y 100 cm constituyéndose en la parte comestible de la planta.

La semilla

La semilla tiene forma esferoidal, de color variando desde marrón a castaño claro a marrón oscuro. Bajo buenas condiciones de almacenamiento las semillas pueden conservar su viabilidad por 3 a 4 años.

Requerimientos climáticos y edáficos

El rábano y el rabanito pueden ser cultivados en la mayoría de zonas tropicales y subtropicales, desde las zonas bajas hasta las altas durante casi todo el año; el rabanito puede ser cultivado todo el año siempre y cuando las temperaturas no sean muy elevadas.

Temperatura

Las temperaturas favorables para el desarrollo del rábano y el rabanito deberán encontrarse entre los 15 y 18 °C, con mínimas de 4 °C y máximas de 21 °C. Si el cultivo es expuesto a temperaturas por debajo de los 7 °C, durante un periodo prolongado, puede estimularse la emisión prematura del tallo floral.

Humedad Relativa

La humedad relativa adecuada para el buen desarrollo del rábano y del rabanito se encuentra entre el 60% y 80 %, aunque en determinados momentos puede soportar menos del 60 %.

Suelo

El suelo para la siembra de rábano o rabanito deberá ser suelto, de preferencia arenoso, pero que contenga un alto contenido de materia orgánica y deberá ser capaz de retener abundante humedad necesaria para el rápido desarrollo del cultivo, el pH del suelo deberá encontrarse entre 5.5 y 6.8. Los suelos parejos que permiten la siembra a profundidades uniformes permiten un buen desarrollo del cultivo resultando en una mayor proporción de rábanos y rabanitos con raíz bien formada.

Preparación del suelo

Estos cultivos se siembran generalmente en camas, para lo cual se debe hacer una selección muy cuidadosa del sitio de hechura de las mismas, el suelo, como se mencionó anteriormente debe tener buena estructura, buen drenaje, con alto contenido de materia orgánica, de preferencia de textura franca, ubicado cerca de una fuente de agua, de fácil acceso, sin la presencia de nemátodos y/o inóculo de enfermedades del suelo.

Si el lugar de siembra está en pendiente menor del 5% puede preparase el suelo con tracción mecánica o con tracción animal o de forma manual, dependiendo de las disponibilidades del productor. Se debe romper el suelo a una profundidad de 30 cm., y demoler los terrones con dos pasos de rastra o a mano. Si hay pendiente, se deberán construir terrazas con curvas a nivel para reducir la erosión y mejorar el uso del suelo.

Las camas de siembra deberán tener una altura que oscile entre los 5 y 10 cm, un ancho entre 1 y 1.2 metros (50 cm si se regará por gravedad) y una separación entre camas de 30 cm. Estas deberán quedar bien niveladas y mullidas para que la germinación de las semillas sea uniforme y no haya anegamiento en algunos lugares de la cama.

Manejo del cultivo

Tipos y Cultivares

Algunos de los cultivares de rábano que se cultivan en nuestro país son: Crimson Giant de raíz grande y de forma redonda, con pulpa suave y crujiente, puede cosecharse a los 30 días después de siembra; Champion, con raíz grande de forma ovalada, de pulpa sólida y consistencia suave, de follaje pequeño, puede cosecharse a los 28 días después de siembra; Cherry Belle con raíz pequeña de forma redonda, de pulpa sólida y de consistencia suave, con follaje muy pequeño, puede cosecharse a los 25 días después de siembra. Se utiliza alrededor de 15 libras de semilla por manzana.

Distanciamientos de siembra

El rábano es sembrado en las camas de forma directa en surcos distanciados entre sí 30 cm y a chorro seguido. El raleo se realiza a los 12 días después, dejando una población de 20 plantas por metro lineal de surco.

Requerimientos nutricionales del cultivo

La fertilización del cultivo debe hacerse en base a los resultados del análisis de suelo.

Los requerimientos nutricionales del cultivo de rábano y rabanito en kilogramos / ha son:
N
P
K
80
120
80

Debido a que el ciclo del cultivo es bastante corto, estos cultivos necesitan de elementos nutritivos fácilmente asimilables desde la siembra en las camas, por lo que resulta práctico aplicar los fertilizantes en las últimas labores de preparación de las camas de siembra. Son muy sensibles a la falta de N-P-K y de boro.

Riego

Por ser cultivos precoces, necesitan una buena cantidad de agua, distribuida uniformemente y con lapsos de riego bien ajustados. La humedad del suelo deberá encontrarse entre un 60% a 65% de la capacidad de campo durante el ciclo vegetativo.

La falta de agua ocasiona que la raíz se vuelva más dura y si ésta es acompañada por altas temperaturas se estimula la floración anticipada. Por otro lado, cuando hay oscilaciones extremas de humedad en el suelo, las raíces se agrietan, perdiendo su calidad comercial.

Se recomienda regar regularmente cada 3 a 5 días en caso de ausencia de lluvias.

Enfermedades

Por el ciclo corto del cultivo y las áreas de extensión pequeñas, las enfermedades e insectos no constituyen limitantes de peso en el desarrollo del cultivo.

Algunas de las enfermedades que afectan al cultivo se encuentran la podredumbre blanda ocasionada por Erwinia sp., esta bacteria destruye el tejido foliar, tomando una apariencia acuosa y viscosa, además de oler a podrido. Al realizar un corte del tallo de la planta se observa una mucosidad blanca. El control se debe realizar al inicio tratando con productos químicos las semillas, eliminar las plantas que presenten síntomas de la enfermedad, rotación de cultivos y sembrando cultivares tolerantes al ataque.

Por otro lado, este cultivo es susceptible al ataque de nemátodo agallador Meloidogyne sp., ya que puede ocasionar malformación de las raíces. Por lo que es conveniente asegurarse de que el suelo donde se sembrará dicho cultivo esté libre de nemátodos o realizar aplicaciones de nematicidas cuando se esté realizando la preparación del suelo o el levantamiento de la cama de siembra.

Insectos que atacan al cultivo

Los más importantes son los insectos cortadores, Spodoptera sp y Agriotis sp, ya que pueden cortar las plántulas de rábano o rabanito en los primeros estados de desarrollo y cortar las hojas; para su control se recomienda el uso de insecticidas piretroides y cebos.

Dentro de las plagas del follaje cuyas larvas atacan las hojas de las plantas más jóvenes se encuentran: los áfidos, las tortuguillas (Diabrotica sp., Cerotoma sp., Epitrix sp.). Los insecticidas de corta residualidad y baja toxicidad que se deben usar son:

Acetamiprid (Rescate), Imidacloprid (Confidor), Amitraz (Mitac 20 EC).

Cosecha y manejo postcosecha rabano y rabanito

La cosecha se hace de acuerdo al tamaño característico que alcanza cada variedad, pero deben arrancarse con todo y follaje antes que la raíz comience a ablandarse, ya que pierden su sabor característico. Se recolectan generalmente a mano, luego se lavan y se amarran formando mazos o manojos de aproximadamente 6 ó 10 unidades. Las raíces deberán estar en buenas condiciones, sin hendiduras ni deformaciones y sin daños ocasionados por enfermedades o insectos.

En algunas zonas de producción las raíces se empacan en bolsas de polietileno o plástico perforado con un peso aproximado de una libra, esto permite el transporte a los mercados en buenas condiciones.

Es conveniente que la recolección se realice con el mercado asegurado ya que las raíces se marchitan fácilmente y en caso de dejarlo en el campo mucho tiempo pueden crecer mucho, volviéndose las raíces carnosas de sabor agrio y duras.

Aspectos económicos

Costos de Producción
Componente
U.S.
Dólares
Insumos
246.58
Preparación del suelo
88.00
Labores culturales
348.00
Cosecha
116.00
Transporte
8.57
Otros
131.25
TOTAL
938.40

 

Análisis Económico
Rubro
U.S. Dólares
Rendimiento
1,395 cientos
Precio de venta/ciento
6.88
Costo de Producción
938.40
Precio de la producción
9,597.60
Beneficio de la producción
8,659.20
Relación Beneficio/Costo
9.22

 

MAG
Ministerio de Agricultura y Ganaderia, El Salvador.
Ingresar Comentario

Newsletter Cocina de Historias y Recuerdos

Audios

Ver Archivo de Audios Últimos audios Wap Cuenca Rural

Encuesta

¿Son suficientes los controles Sanitarios en el transporte de Frutas y Verduras?

Ver resultados

Otras Encuestas

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.