Cuenca Rural

Martes, 29 de Julio de 2014
Registro
Recuperar Clave Registrarse
Usted se encuentra en: Frutihorticultura Aromáticas Archivo de Frutihorticultura, Aromáticas
Búsqueda personalizada
Mayormente Nublado
12°C Mayormente Nublado
Buenos AiresCambiar
Elige Ciudad

Frutihorticultura | Aromáticas

Efecto de diferentes tamaños de esqueje y sustratos en la propagación del romero (Rosmarinus officinalis L.)

Romero

La fitomasa seca y fresca de tallos y hojas se vió afectada principalmente por el sustrato. El tamaño del esqueje afecta la proliferación de raíces y tallos. La TRC tuvo un efecto significativo en el peso fresco y seco de las plantas de romero. La turba retiene un gran contenido de humedad y esto hizo que el mayor contenido relativo de agua (CRA) se presentara en este sustrato.

Compartir nota Compartir nota Enviar esta nota por mailEnviar nota Imprimir notaImprimir nota Agrandar el tamaño del texto Ampliar texto Disminuir el tamaño del textoDisminuir texto
Enviar la noticia por e-mail


Martes 29.07.2008Resumen

El romero presenta dificultades en su propagación sexual ya que no florece con facilidad y cuando lo hace sus semillas presentan poca viabilidad. Así mismo, el enraizamiento de esquejes deromero es lento.

El objetivo del presente trabajo fue evaluar el efecto de diferentes tamaños de esqueje y sustratos en la propagación del romero, para lo cual se emplearon tres tamaños de esquejes (6, 8 y 10 cm) tomados de la parte apical de plantas de un año de edad, los cuales se plantaron en cuatro sustratos diferentes correspondientes a: suelo negro (SN); cascarilla de arroz quemada (CAQ); la mezcla de cascarilla de arroz quemada y suelo negro en proporción 1:1 en volumen (M), y turba rubia canadiense (TRC), para un total de doce tratamientos cada uno con cuatro repeticiones.

La fitomasa seca y fresca de tallos y hojas se vió afectada principalmente por el sustrato. El tamaño del esqueje afecta la proliferación de raíces y tallos. La TRC tuvo un efecto significativo en el peso fresco y seco de las plantas de romero. La turba retiene un gran contenido de humedad y esto hizo que el mayor contenido relativo de agua (CRA) se presentara en este sustrato.

La masa fresca y seca de raíces se vio influenciada principalmente por el tamaño del esqueje. El mejor tamaño de esqueje en la propagación de romero fue de 10 cm en todos los sustratos. El sustrato M fue el segundo mejor y tuvo una respuesta significativa frente a SN y CAQ.

Palabras clave: contenido relativo de agua, auxinas, turba, cascarilla de arroz.

Introducción

El cultivo de romero (Rosmarinus officinalis L.) es uno de los más importantes dentro del mercado de las plantas aromáticas y medicinales en el mundo. Se utiliza como condimento y aromatizante de comidas. Del romero se obtienen aceites esenciales estimulantes y tónicos medicinales para perfumería, aromaterapia y usos industriales.

En 2002, Colombia exportó romero a Estados Unidos a valores de 2,6 US$/kg con volúmenes de 285 t (Proexport, 2002). Así mismo, la producción del romero como hierba aromática condimentaria y especialmente como esencia, se perfila como una actividad promisoria (Westervelt, 2003).

En la actualidad, la escasa información e investigación sobre el romero se debe a que es un cultivo en expansión; esto es una debilidad, pues dificulta la competitividad y la óptima explotación de este producto (Rivera, 2001). El romero es una especie que florece esporádicamente y cuando lo hace, sus semillas presentan poca viabilidad. Del mismo modo su propagación vegetativa en la mayoría de las ocasiones presenta dificultad en el enraizamiento de los esquejes y cuando logran generar raíces su crecimiento es muy lento (Lemes et al., 2001).

En ensayos con semillas de romero, se encontró que 100 semillas pesan 0,1237 g. Estas tienen un 40% de germinación y generalmente se requiere de 154 g para sembrar una hectárea.

Estos datos indican la baja eficiencia que tiene el propagar estas plantas sexualmente, ya que el porcentaje de germinación es muy bajo, la cantidad de semilla generadapor la planta es muy baja y su obtención muy dispendiosa, lo que dificulta la fase de roducción de material para el establecimiento de este cultivo (Álvarez, 2003).

Lemes et al. (2001) probaron tres tipos de esquejes (yemas terminales intermedias, y con talón) plantadas en cinco sustratos: tierra y materia orgánica (7:3); materia orgánica y gravilla de roca silícea (1:1); zeolitas; materia orgánica de troncos de palma real; y meollo (subproducto de fabricación del azúcar de la caña), encontrando que los esquejes con mayor porcentaje de enraizamiento fueron los obtenidos a partir de las yemas terminales sembradas en zeolita.

En otro ensayo, Lemes et al. (2001) evaluaron diferentes auxinas y concentraciones de las mismas (ácido indol 3 acético (AIA); ácido indol 3 butírico; ácido naftalen-acético (ANA); 0, 50 y 100 ppm) encontrando que los esquejes no mostraron respuesta a los reguladores de crecimiento. No obstante, Kumar y Arugman (1980) evaluaron concentraciones de 5.000 mg∙L-1 de ANA y AIA encontrando hasta un 95 % de esquejes enraizados de romero.

Lemes et al. (2001) probaron esquejes de yemas terminales, intermedias y yemas terminales con talón y encontraron que el esqueje de más vigor es el proveniente de las yemas terminales; sin embargo, no hay referencias sobre un patrón o tamaño adecuado de esqueje que garantice la mayor viabilidad y velocidad de crecimiento en el momento de la propagación.

Westervelt (2003) evaluó un gran número de sustratos y encontró que los mejores resultados en cuanto a peso seco de la parte aérea y altura de planta se presentaron cuando se utilizó la turba como sustrato. Al ser la turba un sustrato de costo elevado, es necesario buscar sustratos o mezclas de los mismos que puedan brindar resultados similares a un costo menor. El objetivo del presente ensayo fue evaluar el efecto de diferentes tamaños de esqueje y sustratos en la propagación de romero (Rosmarinus officinalis L.)

Materiales y métodos

El ensayo se realizó en el invernadero de vidrio de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, el cual se encuentra a una altitud de 2.782 msnm y tiene las siguientes coordenadas: longitud 73° 23' oeste, latitud 5° 32' norte.

La temperatura exterior promedio es de 13 °C y la temperatura interior de 16 °C, la humedad relativa promedio es del 65% dentro del invernadero. Se emplearon tres tamaños de esquejes tomados de la parte apical de plantas adultas de romero de hoja ancha de aproximadamente un año de edad.

Estos se plantaron en cuatro sustratos diferentes correspondientes a: suelo negro (SN); cascarilla de arroz quemada (CAQ); mezcla de cascarilla de arroz quemada y suelo negro en proporción 1:1 en volumen (M) y turba rubia canadiense (TRC). En la tabla 1 se presentan las diferentes características de los sustratos empleados.

Tabla 1: Propiedades fisicoquímicas de los sustratos utilizados en la propagación del romera.

Propiedad Sujeto negro
Turba canadiense
Cascarilla de arroz quemada
Unidades
Densidad real 2,3- -
-
g-cm-3
Densidad aparente1,2
0,08
0,16
g-cm-3
Porosidad48
90-95
80-90
%
g (cc)
30-40
60
45-55
%
pH
4,8
6,7
6
Escala
MO
4,80
85
-
%
Ca
1,58
6,4
0,024
cmal-Kg de suelo
Mg
0,27
4,3
0,018
cmal-Kg de suelo
K
0,16
3,5
0,0039
cmal-Kg de suelo
Na
0,88
11
-
cmal-Kg de suelo
P
9,25
-
0,08
mg-Kg

g (cc) Contenido de humedad gravímetrico a capacidad de campo.

El diseño estadístico implementado fue completamente al azar con dos factores que fueron los tamaños de esquejes y los sustratos en donde el primer factor tuvo tres niveles (6, 8 y 10 cm), y el segundo, cuatro (SN; CAQ; M y TRC) para un total de doce tratamientos cada uno con cuatro repeticiones, lo que significa la evaluación de 48 unidades experimentales (UE).

Los esquejes de 10 cm presentaban tres nudos, los de 8 cm dos nudos y los de 6 cm un nudo, y se utilizó un esqueje por UE. Una vez plantados los esquejes en los diferentes sustratos, estos fueron regados diariamente durante cuatro meses, aplicando la misma cantidad de agua que se evaporó en un tanque evaporímetro (29 cm de diámetro por 6,1 cm de altura) instalado en el invernadero.

Las variables de respuestas medidas culminando el experimento fueron: fitomasa fresca y seca de hojas, tallos, raíces y total, longitud promedio de ramas por planta, contenido relativo de agua, siguiendo la metodología propuesta por Weatherley y Barrs (1965).

Para el análisis de los datos se realizaron pruebas de normalidad. Para las variables no normales se hizo un Anova no paramétrico, mientras que para las variables que resultaron normales se realizó uno convencional.

Se realizaron pruebas de Tukey al 5% para establecer los mejores tratamientos, y se hicieron correlaciones de Pearson y análisis de componentes principales con el fin de observar las diferentes relaciones entre las variables medidas. Se utilizó el paquete estadístico SAS V.8e.

Análisis de resultados

Altura

Según el análisis de varianza para la variable altura no se presentan diferencias significativas respecto a los diferentes tamaños de esqueje, por lo cual el tamaño inicial del esqueje no tiene influencia en la altura final debido a que la respuesta a esta variable la define una serie de condiciones ambientales, del medio de propagación de las plantas y de la carga genética (Lemes et al., 2001; Taiz y Zeiger, 1998).

Los sustratos presentaron diferencias significativas (figura 1). La turba fue el mejor sustrato seguido de la mezcla de cascarilla de arroz con suelo negro, con respecto a la cascarilla y el suelo negro. Westervelt (2003) también encontró que las plantas más altas fueron sembradas en turba. Son las condiciones fisicoquímicas de cada sustrato las que definen el comportamiento de la altura de los esquejes de romero cultivados (Simon et al., 1984).

Figura 1: Altura final de plantas de romero en propagacion con diferentes tamaños de esquejes y sustratos, clasificadas por sustrato. Promedio con letras distintas son estadisticamente diferentes según prueba de Tukey (P<0,05).


Al evaluar los sustratos turba y mezcla se observa que estos presentan un buen contenido nutricional, pH óptimo y adecuadas condiciones de aireación y retención de humedad (tabla 1), lo cual garantiza las mejores condiciones para su crecimiento. Esto se reflejó en la altura final de las plantas (figura 1), en cuyo caso los dos sustratos permiten lograr una buena altura de las plantas.

Caso contrario al suelo negro que presenta limitaciones por una débil estructura que favorece su rápida compactación, y al de la cascarilla de arroz, el cual es un sustrato inerte con poca retención de agua y nutrientes.

El crecimiento de las plantas en altura es dependiente del aporte de agua, nutrientes, energía y aire que un medio pueda aportarle (Singh y Sainju, 1998). La combinación de turba con un tamaño de esqueje de 10 cm fue el tratamiento que mejores resultados presentó con un promedio de 35,15 cm, el cual mostró diferencias altamente significativas con respecto a las demás combinaciones.

Fitomasa fresca y seca de tallos hojas y raíces

La fitomasa fresca de raíces, tallos y hojas presentó diferencias significativas en la turba con respecto a la mezcla, ya que se formaron mayores antidades de fitomasa fresca de raíces, tallos y hojas en las plantas que estaban cultivadas en este sustrato (figura 2). Esto se debe a las ropiedades fisicoquímicas de la turba, las cuales le garantizan al esqueje mejores condiciones para el enraizamiento y, por tanto, una mayor respuesta en la producción de fitomasa.

La producción de materia fresca de tallos es un indicador del estado de vigor de una plántula (Cárdenas, 1989). La turba es un medio favorable para la producción de fitomasa fresca ya que presenta un alto contenido inicial de nutrientes, alta retención de humedad, una adecuada aireación y porosidad, que garantizan una mejor respuesta.

La CAQ a excepción de M y SN presenta algunas limitaciones para la producción de peso fresco y seco, dentro de las que se destacan la de ser un material inerte con bajas concentraciones de nutrientes y con una retención escasa de humedad. Por otro lado, el SN presenta limitaciones físicas (figura 2) como estructura débil y escasa retención de humedad, debido a que es un suelo que ha sido perturbado.

Figura 2: Fitomasa fresca y seca de plantas de romero en propagación con diferentes tamaños de esquejes y sustratos.

Las hojas, al ser el principal órgano sintetizador de carbohidratos de la planta (Marschner, 2002; Izco, 1997), deben tener un buen sustrato que le garantice un suministro adecuado de nutrientes.

El sustrato turba favorece el crecimiento de las raíces debido a su contenido inicial de nutrientes alto y a su retención de humedad, lo que ayuda a una buena relación fuente-vertedero que se ve reflejada en la producción de fitomasa fresca y seca. Para la fitomasa fresca y seca de tallos y raíces se presenta diferencias significativas respecto al tamaño de los esquejes.

El tamaño de esqueje que presentó mejor respuesta fue el de 10 cm (figura 3) y mostró diferencias con los otros dos tamaños. Esto sugiere que a mayor tamaño de esqueje este tendrá un mayor crecimiento, debido a que la alta concentración de fotoasimilados siempre se da en las partes terminales y está determinada específicamente por la concentración de sacarosa en las hojas (Ho et al., 1989) y como en este caso la parte terminal tiene un mayor tamaño, hay una mayor acumulación de osmolitos que le garantizan al esqueje un mejor crecimiento y una gran producción de fitomasa fresca y seca.

El tamaño del esqueje tiene una influencia directa en la respuesta a la fitomasa, ya que el esqueje al ser una porción de un tallo o rama, a medida que incrementa su tamaño garantiza una mayor acumulación y transporte de solutos en la planta. Este, al presentar más número de nudos, hace que se produzca más brotes radicales lo que garantiza mayor absorción de nutrientes para la planta (Aloni, 1987).

Figura 3: Fitomasa fresca y seca de tallos y raíces de plantas de romero en propagación con diferentes tamaños de esqueje y sustratos, clasificados por tamaño de esquejes.

La respuesta del esqueje de 10 cm sembrado en turba obtuvo la mayor producción de fitomasa (figura 3), ya que este tamaño tiene gran cantidad de reservas y al ser tomado de la parte apical de la planta el contenido de auxinas aumenta (Álvarez, 2003), lo que induce una mayor división celular y un mayor crecimiento de las raíces.

El mayor enraizamiento se da siguiendo el movimiento denominado transporte polar de auxinas, este hace que las auxinas se muevan más rápido hacia la parte inferior de los tallos (Bandurski et al., 1993). Esto coincide con Lemes et al. (2001) quien afirma que los esquejes de yemas terminales presentan las mejores producciones de masa vegetal.Con la mezcla de cascarilla de arroz quemada con suelo negro en proporción 1:1 se obtiene al igual que la turba un buen enraizamiento.

La cascarilla de arroz quemada y el suelo negro por sí solos no reúnen las condiciones favorables para la propagación de las plantas. No obstante, su mezcla genera un sustrato con características apropiadas para la siembra de esquejes de romero (figura 4).

Figura 4: Fitomasa fresca y seca de raíz, talos y hojas de romero de propagacion con diferentes tamaños de esquejes y sustratos, clasificados por tratamiento.

Longitud promedio de ramas

La turba, al ser un sustrato con un buen porcentaje de aireación, hace que las raíces tengan una gran disponibilidad de oxigeno, lo que favorece los procesos de división celular y, por tanto, el crecimiento de las raíces (Fonteno, 1996).

Esto hace que la parte aérea de la planta tenga una mejor actividad, pues incrementa la producción de esqueletos de carbono y de ATP, importantes para la formación de proteínas, almidón, sacarosa, fructanos, ácidos nucleicos y lípidos (De Visser, 1987). De esta manera, el proceso respiratorio de crecimiento se verá favorecido por lo que se generará una longitud promedio de ramas altas (figura 5).

Figura 5: Longitud promedio de ramas en plantas de romero clasificadas por sustrato. Promedios con letras distintas son estadísticamente diferentes según la prueba de tukey (P< 0,05).

Contenido relativo de agua (CRA)

El CRA para los tamaños de esqueje no presentó diferencias estadísticas; en cuanto a los sustratos, sí. El sustrato que presentó un mayor CRA fue la turba (figura 6). Esto demuestra que para el CRA, las propiedades físicas de la turba brindan una mejor relación hídrica para la planta de romero mostrando unos niveles de estrés hídrico más bajos.

Lo anterior implica un incremento en la producción de hojas, las cuales son las encargadas de la hidratación y del aumento en los CRA (Sánchez-Díaz y Aguirreolea, 1996).Una de las propiedades que tiene gran influencia en la respuesta al CRA es la retención de humedad del sustrato, y esta debe tener valores altos para brindar a la planta la posibilidad de utilizar el agua como vehículo para susfunciones metabólicas.

Del mismo modo, la retención de humedad es función de la granulometría del sustrato y de la porosidad de las partículas que lo componen (Calderón, 2001; Calderón y Cevallos, 2001).

El CRA tiende a ser constante bajo ondiciones de invernadero, ya que el follaje generalmente no se humedece, contrario a lo que sucede en condiciones de cultivo a campo abierto, como lo expresa Munné-Bosch et al. (2000), quienes determinan que en las hojas de romero el CRA de agua disminuye en el verano.

Así mismo, el CRA de las hojas depende tanto del suplemento hídrico en los últimos días al corte como de las condiciones de humedad relativa y de temperatura presentes a la hora de realización de los muestreos (Kaiser, 1987; Munné-Bosh et al., 2000).

Figura 6: Contenido relativo de agua (CRA)m en plantas de romero clasificadas por diferentes sutratos. Promedios con letras distintas son estadísticamente siferentes según la prueba de Tukey (P < 0,05),.

Porcentaje de esquejes enraizados

En cuanto al porcentaje de esquejes enraizados en cada uno de los sustratos, la TRC presentó un 91,66% al igual que la mezcla M, que tuvo el mismo valor. El SN tuvo un 66,66% y la cascarilla un 50 % de enraizamiento. Los sustratos con mejor respuesta en la propagación de romero fueron la mezcla y la turba, ya que estos le garantizaron condiciones favorables a los esquejes de romero y una mayor probabilidad de enraizamiento.

Para los tamaños de esqueje respecto al porcentaje de enraizamiento, los esquejes que presentaron una mayor respuesta fueron los de 10 cm, los cuales tuvieron un 81,25% junto con los de 8 cm que tuvieron el mismo valor. Los esquejes con menor porcentaje de enraizamiento fueron los de 6 cm con un 62%. Esto es debido a que el esqueje de 10 cm presenta una gran cantidad de meristemos, principales sitios de síntesis de auxinas, encargadas de estimular la inducción de raíces (Salisbury y Ross, 1994; Marschner, 2002.).

Conclusiones

  • La fitomasa fresca y seca se vió afectada principalmente por efecto del sustrato.
  • La turba resultó ser el mejor sustrato para propagar esquejes de romero, garantizando un alto porcentaje de enraizamiento y mayor respuesta en la producción de fitomasa fresca y seca.
  • El mejor tamaño de esqueje en la propagación de romero fue de 10 cm sembrado en turba.

 

Javier Giovanni Álvarez-Herrera1, Santos Lusardo Rodríguez2 y Edinson Chacón3
1 Profesor asistente, Grupo de Investigaciones Agrícolas, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja. jgalvarezh@gmail.com
2 Ingeniero agrónomo, Grupo de Investigaciones Agrícolas, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja. saints219@hotmail.com
3 Ingeniero agrónomo, Grupo de Investigaciones Agrícolas, Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Tunja. ingeniero8408@yahoo.es

Ingresar Comentario

Newsletter Cocina de Historias y Recuerdos

Audios

Ver Archivo de Audios Últimos audios Wap Cuenca Rural

Encuesta

¿Son suficientes los controles Sanitarios en el transporte de Frutas y Verduras?

Ver resultados

Otras Encuestas

Búsqueda personalizada
Archivo CuencaRural Desarrollado por Osmosis
Copyright © 2008 www.cuencarural.com - Todos los derechos reservados.